31 de octubre de 2009

LA ÚLTIMA PERIODISTA DESAPARECIDA DURANTE LA DICTADURA ARGENTINA.

Salvatore Privitera
Tenía 33 años
Toni Agatina Motta
Tenía 32 años
Salvatore era ciudadano italiano y argentino.
Había sido expulsado de Argentina en 1979 por su presunta militancia montonera y vivía en Italia.
Allí conoció y se puso en pareja con Toni Motta.
Toni había nacido en Nueva York el 23/10/48. Era ciudadana norteamericana. Vivía en Italia con su familia. Allí escribía para el International Daily News.
En 1980, la pareja se embarcó en un viaje por América Latina que culminaría en Argentina. A fines de octubre de 1980, su hermano recibió una llamada de ella desde Buenos Aires. Desde entonces no se sabe más de ninguno de los dos.
Toni fue la última periodista desparecida durante la dictadura argentina.
¿Conociste a Salvador y Toni?, ¿Sabés algo sobre ellos?
Comunicate con www.desaparecidos.org

LA MASACRE DE LA FAMILIA SEVERO-MARTÍNEZ.

Resumen de las noticias publicadas sobre la masacre de la familia

27 de agosto de 2005.- entrevista en La Republica. Desgarrador testimonio de Matilde Severo familiar de siete desaparecidos
"Pedimos a los militares que no jueguen más con el dolor y digan dónde están"
"Le pedimos a los militares a los responsables que hay y muchos que no jueguen más con la verdad de los familiares y el dolor. Que de una vez por todas digan en dónde los tiraron o dónde los enterraron"afirmó Matilde Severo.
Ari Marta y Carlos Severo Barreto desaparecieron presumiblemente en uno de los vuelos de la muerte en mayo de 1978.
Matilde Severo Barreto es hermana de AriMarta y Carlos Severo Barreto y ayer dialogó con Primera Voz en los estudios de 1410 AM LIBRE.

El reclamo se renueva cada año: "Espero que hablen les pido por favor que hablen".
Sonia Breccia--: ¿Cómo estás?
Matilde Severo Barreto--: Con todas estas noticias no muy bien. Pero esperemos nosotros como familiares y como hermana directamente involucrada en todo esto que se sepa la verdad. De tanta búsqueda de tantos años pensábamos que estaban en Buenos Aires.
Localizar en Buenos Aires entre 30 mil desaparecidos algunos uruguayos iba a ser imposible.
Pero mueve mucho esta noticia después de casi treinta años es muy fuerte para nosotros y todos los familiares.
Aparte con nombres concretos traídas concretas muy específico.
La noticia la recibí justamente en el trabajo me llamó una amiga me dijo que por televisión estaban hablando de mis hermanos y yo ni me imaginaba no sabía qué era.
Creo que ninguno de los familiares que estamos en esta lucha hace años que nos fueran a dar una noticia tan sorpresiva pensábamos que era otra cosa.
Era Gutiérrez Ruiz Michelini Simón Riquelo la nieta de Gelman ahora y de los otros no se sabía nada ni dónde estaban ni nada. Esperemos que esto se sepa que al fin se sepa algo.
Por eso le pedimos a los militares a los responsables que hay y muchos que no jueguen más con la verdad de los familiares y el dolor.
Que de una vez por todas digan en dónde los tiraron o dónde los enterraron.
SB--: ¿Su madre vive en Buenos Aires?
MS--: Mi mamá vive en Buenos Aires desde el año 1975 que se fue atrás de Ari porque Ari era un segundo Raúl Sendic.
Nosotros somos cañeros de Bella Unión hijos de cañeros. Ari empezó la militancia sindical muy joven a los 13 años estaba dando cátedra de sindicalismo porque se inició muy joven y se formó como niño y adolescente como luchador social.
Con una gran base vamos a decir siguió su lucha y no lo paraba nadie estuvo preso a los 18 años en el Álvarez Cortés después pasó a la Colonia Suárez siendo menor de edad a los 18 lo soltaron como preso político.
La idea era irse para Chile y bueno al final se quedó en Buenos Aires y siguió su lucha en los lugares donde estaba trabajando. No lo paraba nadie.
Un día le dice a mi madre"mamá mi camino es este mis ideales son estos''y siguió pasó lo que pasó. Mi hermana también estaba vinculada con su compañero sindical y político ya en la dictadura de Buenos Aires y siguieron su lucha a nivel social y político que para ellos era justo.
Por eso le digo a mis hijos que son adolescentes los tíos eran y son luchadores sociales.
Hoy estamos en un gobierno como estamos porque han aportado y que la vida sea justa para todos que no haya discriminación en todo sentido.
De alguna manera disfrazar y decirles por qué están desaparecidos por qué los mataron toda esa historia engorrosa atrás de todo eso.
Desaparecieron en Buenos Aires mi hermana Marta con su compañero mi hermanito Carlos de 16 años mi sobrina que tenía 45 días en ese momento y una prima política de mi cuñado que estaba en ese momento en la casa.
O sea si hubiera más familiares ahí también estarían desaparecidos. No se dieron el lujo de decir este sí este no marchaban todos.
SB--: ¿Su familia tiene siete desaparecidos?
MS--:
Claro directamente son tres hermanos después está mi hermana casada con Hugo Martínez ellos son los padres de mi sobrina que estuvo desaparecida por tres meses y por suerte la pudimos ubicar por medios propios.
Cuando se llevaron a mi hermana a mi cuñado y a todos también se llevaron a una tía política de 54 años que es la principal testigo hoy por hoy no sé si vive la señora pero quedó muy mal después de que la soltaron es la principal testigo porque estuvo con ellos la llevaron con ellos.
La soltaron a los veinte días.
Esta señora habló después de buscarla por todos lados después de ocho años pudimos sacarle un testimonio fundamental. Ella cuenta todo cómo los trataron todo.
SB--: ¿Qué es lo que cuenta?
MS--: Ella cuenta que estaban en una piezaen Pozos de Banfield o Quilmes no recuerdo eran similares había un colchón de dos plazas y ahí dormían los cinco.
Al que más torturaban era a mi cuñado Martínez y después llevaban a mi hermana en base a lo que le preguntaban a él le preguntaban a ella.
Y que mi hermano mayor estaba en el tercer piso con mi cuñado y se veían supuestamente en recreos que había de cinco minutos. En realidad ella no fue torturada físicamente pero sí psicológicamente por todo lo que sentí realmente era un infierno. Ella fue liberada a los veinte días.
Cuando la liberan ella pensaba que los iban a soltar a mi hermana o mi hermano menor pero no. Fue liberada a los veinte días con un simulacro de posible fusilamiento aterrorizando a la familia si hablaba o no hablaba le iba a pasar esto al hijo o al nieto.
Lo que sí me parece un dato importante es que cuando le fueron a atar las manos atrás el policía le dijo "te la vamos a dejar medio floja para que te la puedas desatar''la venda no se la ató muy fuerte por eso podía mirar las luces debajo de la venda negra.
Vio cuando miró para abajo una caja de cigarros Nevada que eso nos llamó mucho la atención y creo que lo cuenta. Nevada fuman los uruguayos no existe en Argentina. De todos los datos ese es un dato importante.
La gentileza dentro del terror ese el policía diciendo "te vamos a dejar medio flojo''. Ahí los llevaron en una camioneta militarle hicieron un tipo de simulacro a ella y a un señor pintor que supuestamente era amigo de Ari Severo.
Ella salió con muchas amenazas por eso no habló en muchos años yo pude lograr ese testimonio le pedí por favor aunque sea lo último que haga para mí era importante lo único que me pidió era anonimato que se lo respeté hasta ahora.
Este otro señor también mayor de 60 años no pudo soportar todo lo que vivió lo que sintió adentro decidió declarar y apareció misteriosamente muerto. Tratamos de ubicarlo en aquel tiempo nadie nos hacía caso"si no tienen testigos no están desaparecidos esto fue terror una guerra'' y así nos tenían durante tantos años.
Al tener testigos cambiaba la cosa. Este señor misteriosamente apareció muertoo sea con él ya no podemos contar sí tuvimos después el testimonio de Alberto un uruguayo que equivocadamente fue llevado junto a mis hermanos él y la señora que tampoco aguantó esperar tanto para contar fue liberado después con la señora pero liberado de esa cárcel clandestina que nadie sabía lo que era directamente a Ezeiza"vos te vas y no hablás no viste nada''.
Alberto nos manda un testimonio no sé si fue en el 80- 82 desde España que había estado con un grupo de uruguayos totalmente torturados inclusive toda la familia Severo Barreto y dentro de esa familia un menor de edad Carlos Eduardo de 16 años.
Ese fue otro testimonio que tuvimos. Para rematar la del año pasado en Brecha en la contratapa apareció otro testimonio mástambién de ese grupo de cinco que llevaron equivocadamenteun testigo que estuvo con todos mis hermanos y varios uruguayospero nombraba a mis hermanos porque era toda una familia lo que le decía a mi gente siempre los tuvieron juntos no sabemos por qué cuál era la táctica de tenerlos juntos.
Todos los testimonios los tres que tengo que estuvieron con ellos siempre están los cinco Severo Barreto juntos. Ese testimonio del año pasado publicado en Brecha entrevistando al "tatú''este muchacho creo que escribe libros.
Empezó contando el relato de un libro empieza así y cuando termina es terrorífico después de veintisiete años que te vengan con un testimonio así también como este supuesto tercer vuelo. Donde vivo me protegen mucho no me querían mostrar el diario porque me podía pasar algo a esta altura de la vida no me va a pasar nada simplemente te emocionás te golpea muy fuerte.
Ahí cuenta que cuando él estaba ahí trajeron a toda una familia Ari Severo Barreto y a Beatriz que es la señora después a Marta Severo Barreto y Jorge y un menor de edad Carlos que lo tenían descalzo. Eso fue lo que le impresionó.
Ahí relata un poco cómo lo torturaban a mi hermano cómo lo llevaban y él los miraba y cada sesión de tortura que aparecía éllo miraba en el sentido de fortaleza que tenía mi hermano. Llegaba de cada sesión de tortura se sentaba en un banco y ahí quedaba quieto.
SB--: En el diálogo que veníamos manteniendo con Matilde hacía referencia a una contratapa publicada en el semanario Brechael 9 de julio del año pasadoescrita por Alberto Larsenque vive en los Estados Unidos en la que da cuenta de ellos detenidos en un lugar conocido como el Pozo de Quilmes en Argentina. Matilde tenía 18 años cuando sus hermanos desaparecieron y como nos viene contando con Familiares de desaparecidos continúa trabajando sobre esta búsqueda de la verdadsobre su familia. Tú me decías recién con respecto a tu madreestá en Buenos Aires y todavía no le han dado esta información.
MS--:
Es una persona mayor de 78 años castigada por la vida más con esto de sus hijos no está bien psicológicamente ni físicamente con sus achaques a pesar de ser una mujer fuerte raza negra india muy fuerte. Pero tratamos de mantenerla lo mejor posible. Ella vive en Buenos Aires con mi sobrina hija de Marta. La que recuperamos.
SB--: ¿Cómo la recuperaron?
MS--: La recuperamos porque los militares cuando fueron a buscar a mis hermanosellos vivían en una casa de familia que alquilaban al fondouna chilenano me acuerdo el nombre de la señora. Y los militares fueron con esos datosmis hermanos hacía tres meses que se habían mudado a seis o siete cuadras de ahí.
Cuando fueron a buscarlos fueron a buscarlos a esa casa en la que vivían al fondo. Buenol legaron de madrugadarompiendo tododiciendo que buscaban a la familia Severo Barreto uruguayos que eran tupamaros que tenían armasque esto y lo otro.
Le empezaron a romper toda la casa a la mujer ella no quería decir levantaron a sus hijas si ella no les decía dónde estaban se llevaban a sus hijas. La mujer aterrorizada dijo está bien se llevaron igual a una de sus hijas para que les muestre la casa para que no mintiese.
Eso fue el 20 de abril del '78 a las dos de la mañana. Cuando llegaron a la casa tiraron la puerta abajo inclusive los vecinos sintieron todo por el ruido que hicieron. Ahí en ese momento estaba mi hermana con su esposo mi hermano Carlitos de 16 años la tía política de mi cuñado de 54 años y mi sobrina de 45 días.
Estos señores después de estar una hora y media revolviendo la casa a ellos los tiraron contra el piso los maniataron los vendaron y estuvieron una hora y media buscando armas en eso la beba llora cuenta la señora esta. Una de las milicas que estaba le preparó la mamadera para que se calmara un poco. Ahí los meten a todos en una camioneta y cuando supuestamente se iban dieron vuelta y dejaron la bebé en la casa de la chilena. Por suerte.
Dentro de todo el terror era una suerte que la hayan dejado ahí y que la hayamos encontrado que no la hayan tirado. Cuando mi mamá se enteró a los quince días de todo esto con mi mamá vivíamos afuera al lado de Ezeiza casi se vuelve loca buscando a la niña en aquel momento Buenos Aires era un terror total y nadie nos daba corte yo no podía viajar a Buenos Aires porque era menor de edad hasta los 21 no podía.
Buscando y preguntando siempre un vecino nos dijo dónde estaba la nena está en tal lado pero no diga nada que yo le dije porque me puede pasar algo. Mi madre fue a la casa no se la dio entonces fue al juez de Lomas de Zamora le dijo lo que había pasado y la citaron a la señora chilena con la bebe y cuando le tocó el turno a mi madre en ese tiempo eran abuelas y madres y nadie nos daba corte.
Cuando le toca a mi madre el juez ya sabía lo que había pasado no recuerdo el nombre del juez pero voy a ir a saludarlo porque gracias a él hoy por hoy está mi sobrina. El le dijo''¿qué pasó señora?''mi madre le dice que quería que le devolvieran a su nieta. Los militares cuando fueron a la casa por suerte dejaron documentos partidas de nacimiento entonces corroboraron que era nieta ahí no podían hacer nada. El juez se para muy indignado y dice "a usted le parece poco que a esta mujer le llevaron toda la familia y usted todavía le quiere sacar la única nieta que le dejaron. Esa bebé pasa ante mí inmediatamente a manos de la abuela materna y dígales a los señores militares que si van a su casa a molestarla que vengan hablar conmigo''. La verdad que en aquel terror había jueces en aquel momento no sé si lo mataron si le hicieron algo. Mi sobrina tiene 27 años y está con mi madre.
SB--: ¿Cómo está su sobrina?
MS--: Mi sobrina bien no es por nada pero es muy bien estuvo con tratamiento psicológico cuando se enteró de todo. El famoso vuelo de la muerte. Ella estaba en el liceo le vino como una crisis. Por suerte el liceo le dio apoyo psicológico asistente social trabajamos con un psicólogo con Abuelas de la Plaza de Mayo. A pesar de todo a mi madre le dice mamá es criada con su abuela le dice mamá.
SB--: ¿Por qué no hablan los militares?
MS--: Pienso que es un costo político alto no sólo para los militares sino para los gobiernos que han estado las Fuerzas Armadas son las Fuerzas Armadas ¿para defender qué? ¿De qué nos van a defender? De Argentina que nos invade en cinco minutos de Brasil que nos invade en quince minutos no no existe eso para hacer lo que hicieron no.
No son las Fuerzas Armadas que supuestamente quería Artigas o la gente. No lo van a pagar estas Fuerzas Armadas de ahora los estudiantes de ahora. Nosotros como Familiares juzgamos a las Fuerzas Armadas como institución hasta que no se sepa la verdad nosotros los seguimos juzgando y pienso que no quieren hablar no sé si por miedo o por qué pero es un costo político. Que se va a saber a nivel mundial acá hubo una dictadura que arrasó y mató supuestamente nosotros hicimos una guerra sucia porque ir a sacar una persona con metralletas y armas es imponer el terror no darle lugar a defenderse es fácil. Eso es cobardía si supuestamente querían combatir el terror esa no era la mejor manera lo pagamos los familiares directa o indirectamente involucrados. Espero que hablenles pido por favor que hablen que no sigan jugando con el dolor de tantos años de familiares. Si es que no termina vamos a seguir toda la vida que sean inteligentes y nos digan la verdad ellos la tienen nosotros no.

8 de agosto de 2007.- La Republica.-
Una entrevista inédita realizada por el periodista Alberto Silva en 1985 fue entregada ayer al juez Luis Charles
Testimonio grabado confirma presencia de represores uruguayos en Pozo de Quilmes
Rosa Alvarez falleció años atráspero su voz --escuchada ayer por la Justicia Penal-- pudo denunciar la participación de militares uruguayos en la desaparición de su sobrino en 1978.
Era tía de Jorge Martínez Hormigonez y fue secuestrada por error junto a la familia Severo en abril de 1978. Estuvo en el Pozo de Quilmes 23 días.
Allí vio a otros uruguayos que también habían sido secuestrados en diciembre de 1977 en Buenos Aires. Su testimonio constituye prueba en la denuncia por el tercer traslado masivo de uruguayos desde Argentina.
La grabación de un testimonio inédito que en 1985 brindó Rosa Alvareztía del uruguayo Jorge Hugo Martínez Hormigonez desaparecido en Argentina en 1978 fue entregada ayer por el periodista Alberto Silva ante el juzgado penal que indaga el "tercer traslado masivo" de uruguayos durante la dictadura.
Rosa Alvarez entonces de 54 años quien por mucho tiempo se negó a denunciar lo que sufrió a fines de 1977 y 1978 cuando estuvo presa en el centro clandestino de torturas de Buenos Aires conocido como Pozo de Quilmes decidió antes de su muerte declarar ante la Justicia si era convocada.
Alberto Silva reconocido conductor de Amargueando en 1410 AM LIBRE había grabado la entrevista con la hoy fallecida Rosa Alvarez en la sede del Secretariado Internacional de Juristas por la Amnistía en Uruguay (Sijau)poco antes de la asunción de Julio María Sanguinetti como presidente.
El testimonio que fragmentariamente había sido recogido en el libro "A todos ellos" de la organización de Familiares de Uruguayos Desaparecidos fue pedido como prueba por el abogado denunciante Oscar López Goldaracena en la causa que atiende el juez penal de 19º Turno doctor Luis Charles.
El documento sonoro confirma la participación de represores uruguayos en el secuestro de Ary Severo y su esposa Beatriz Anglet Carlos Severo Jorge Martínez y Beatriz Severosu traslado a Montevideo y desaparición según afirmó el periodista Gabriel Pereyra de El Observador citando fuentes militares.


Un "relevamiento" en la cartera
En la noche del 23 de abril de 1978Rosa Alvarez había ido a la casa de Jorge Martínez Hormigonezpara acompañar a su esposa Marta Beatriz Severo Barretoquien había dado a luz una niña un mes antes.
Esa madrugada un comando ingresó a aquella casa de Buenos Aires y secuestro a toda la familia. "A las dos de la madrugada del jueves sentimos unos golpes parecía que la casa se venía abajo me despierto me dio el tiempo nada más que de tirarme de la cama me prendieron la luz yo vi a Jorge Martínez y a Carlos Severo tirados en el suelo ya con las manos atadas y allí con itakas con metralletas yo qué sé cuántos habíay otros revisando toda la casa entre ellos una mujer"declaraba Rosa Alvarez.
En un primer momento a ella y los niños los dejaron en la casa junto a tres hombres armados pero poco después volvieron a buscarla. Dentro de su cartera habían encontrado papelitos que calificaron como un "relevamiento" de características militares. Rosa Alvarez terminó 23 días como desaparecida. "Yo coso para afuera y tenía un muchacho cliente al que le daba vuelta el cuello de las camisas que era profesor. Como yo iba siempre a Uruguay para cobrar la pensión (...) el chico me pidió porque él estaba preparándose para que le dieran más horas (...) y le había tocado el tema Salto Grande (...). Y bueno yo con mi letra nomás escribí: "relevamiento habitantes vías de caminos industrias". Cantidad de cosas que él me pedia recuerda.

"Yo hacía más de dos meses que tenía el papelito ese en la cartera (...) Bueno la cuestión fue que encontraron eso y como a la hora y media volvieron y me vinieron a buscar y me dijeron: "Señora va a tener que ir con nosotros porque en su cartera hay un relevamiento..."

Rosa Alvarez pudo dejar a la niña en la casa de un vecino antes de ser conducida en un viaje de media hora a un lugar desconocido. La subieron por una escalera y la dejaron en una celda junto a Carlos Severo. Allí escuchó las torturas a Jorge Martínez. Dos días después lo traerían junto a Marta Severo. "La celda sería de dos metros por tres. Ni dos metros. Cabíamos los cuatro de costado. Allí estábamos los cuatro juntosnos dieron un pedazo de polifón. Ahí nos sentábamos nos acostábamos con una frazada nos dieron una frazada nada más para los cuatro. Ahí estuvo diecinueve días en esa celda"relata. "¿Nunca la sacaron de la celda siempre estaba allí?"le interroga el periodista Alberto Silva. "No:responde Rosa Alvarez"a los únicos que sacaban que les sacaron fotos y los fichaban fue a ellos tan es así que yo estaba desesperada parecía que no existía.

Estaba más desesperada que no me llamaran que me fueran a llamar. Yo digo mientras me llamen tengo una posibilidad de defenderme pero acá adentro metida llevaban a todo el mundo y a mí me dejaban. Tanto le cargoseé al guardia que me dijo "Bueno yo no puedo hacer nada porque ustedes están bajo la custodia de uruguayos nosotros lo único que hacemos es darles comida y sacarlos al baño".

"Recién a los diecinueve días me llaman. Porque en una vuelta Marta vino y me dijo "sabés una cosa lo que más insisten (es) en por qué vas cada dos meses y medio a Uruguay". Entonces yo le dije: "Y por qué no les dijiste" (...) Pedí que me llevaran. Una vez me llevaron no sé si a los diez días. Subí toda una escalera y el guardia me dejó que viera para que no me fuera a caer y lo que le vi no fue la cara fue la mano así como diciendo "¿para qué me la traés?". "No porque la señora quería...". Hizo así y me dio media vuelta y me trajo para la celda de nuevo".


Volvían los fines de semana Rosa Alvarez nunca quiso escuchar a su sobrino sobre su militancia política y poco podía decir a los represores que le habían llevado por un "papelito"equivocados. Pero en los datos que va indicando en su testimonio la tía de Jorge Martínez Hormigonez confirma la acción de militares uruguayos...

"A los diecinueve días me empezaron a preguntar pero así por arribita. Yo empecé como una lora a decirles por qué era que iba (a Uruguay)como ya me lo tenía pensado de tantos días. Entonces yo me di cuenta de que ellos llamaban ellos tenían como una central. Yo después pregunté al hombre y me dijo "sí ellos de acá directamente obtienen todo y se comunican con Montevideo para cotejar todas las cosas..."

"A mí lo único que me preguntaron fue por qué iba a Montevideoqué era lo que iba a hacer entonces les dije (...) : Me dijeron que un relevamiento pero me pasó esto esto y esto y fue todo el relevamiento que yo tenía". Entonces al otro día a los veintidós días fue cuando a las diez de la noche me llamaron me ató y me puso el pañuelo y me dijo venga vamos abajo y cuando llegué abajo el guardia me dijo"bueno se va para su casa". Yo y un señor "Don Mario"se llamaba era pintor".

Rosa logró llegar a su casa y reencontrarse con su familia pero aún en 1985 cuando Alberto Silva grabó su testimonio recordaba "al que más verduguearon fue a Jorge. A Jorge sí le dieron picana horrible pobre Jorge"y ratificaba la presencia de los represores uruguayos: "La tortura más grande fue porque venían de once a cuatro de la mañana. Ya a las once de la noche ya sentíamos la llave que abría la puerta y ya era una desesperación porque hasta las cuatro de la mañana eran gritos eran pedidos de por favor por favor y Dios mío. Y los sentíamos y ellos se reían y ponían música (...)".

Los GAU y PCR estaban vivos
Rosa Alvarez nunca declaró lo sufrido durante muchos años. Se enteró de que había estado en el Pozo de Quilmes cuando a la salida de la dictadura argentina la Revista Gente hizo un artículo sobre aquel centro de torturas y una amiga le dejó leer el ejemplar por casualidad. Era exacta su descripción de un corredor con celdas los pisos con rejas el lugar de salida etc. También los nombres y apodos de otros prisioneros comenzaron a coincidircon los años con los datos que se fueron recuperando.

Entre ellos fue testigo de la presencia en el Pozo de Quilmes aún con vida de los desaparecidos uruguayos Aída Celia Sáenz Fernández y su madre Elsa Haydée Fernández Lanzaniy Andrés Carneiro de Fontouraentre otros detenidos en operativos diferentes contra los Grupos de Acción Unificadora (GAU) y el Partido Comunista Revolucionario (PCR) en diciembre de 1977.

En el testimonio presentado ayer ante el juzgado se incluye el dramático relato del parto en el que Aída Sáenz quien utilizaba el alias de "Mary"dio a luz una niña... "Ella hablaba de que era preciosa que se la habían mostrado que la había visto. La chica nació creo que el 26 o 27 de diciembre porque ella me dijo que estaba ya por tener familia el 23 cuando la agarraron.


Y tan es así que puede ser que le hayan provocado el parto más ligero porque dice que le habían puesto una cuchara en la vagina y le habían dado picana... que todavía decía: espero que a mi hija no le haya pasado nada que esté normal"... Y que le habían dicho que la iban a llevar a una casa donde estaban los niños como un asilo sería pensaba ella pero que el día que saliera la iba a poder tener". *


16 de mayo de 2007.- La república
Hace 29 años traían desde Argentina a un grupo de militantes del GAU que continúa desaparecido
Los trajeron a todos por aire mar y tierra
Entre febrero y agosto de 1978 se realizaron cinco o seis traslados ilegales dentro de la coordinación represiva con la dictadura Argentina. Hubo viajes en lancha en avión y en avioneta. Los detenidos habían sido secuestrados en Buenos Aires y torturados en los pozos de Quilmes y Banfield.
Los trajeron en grupos y los habrían ejecutado en forma masiva.
Estarían enterrados en lugares identificados. La investigación del abogado López Goldaracena se presentará hoy a la Justicia. Pide reapertura de excavaciones e implica a decenas de militaresdesde el capitán de navío Jorge Tróccolial Goyo Alvarez.

Las lanchas de Prefectura conocidas como PS fueron construidas en Montevideo en 1957. En ellas se habría traído a los PCR en febrero de 1978. Un avión del transporte aéreo militar de la Fuerza Aérea que como en el "segundo vuelo"habría sido utilizado para traslados en 1978. El "Goyo" Alvarez vuelve a estar implicado.


Era el comandante del Ejército durante los cinco traslados. Hace exactamente 29 añosel 15 o 16 de mayo de 1978 otra veintena de uruguayos secuestrados en Argentina entre julio y diciembre de 1977 habría sido traida a Montevideo en el marco de cuatro o cinco traslados ilegales que implicarían a 40 víctimas que fueron ejecutadas y enterradas en Uruguay.

Una denuncia penal para que la Justicia uruguaya investigue esos traslados y excave en lugares específicos donde se presume que pudieron ser enterrados esos desaparecidos será presenta hoy por el abogado Oscar López Goldaracena con la firma de trece familiares directos de las víctimas.

Los trasladados pertenecían al Partido Comunista Revolucionario (PCR)los Grupos de Acción Unificadora (GAU)el Movimiento de Liberación Nacional (MLN)las Agrupaciones de Militantes Sociales (AMS)la Resistencia Obrero Estudiantil (ROE) y el Partido Socialista de los Trabajadores (PST).

Aunque la mayoría de las víctimas mantenía contactos políticos a partir de la llamada Unión Artiguista de Liberación (UAL)otros no tenían ningún tipo de filiación y en el marco de los operativos coordinados con la dictadura Argentina tres niños nacidos en cautiverio fueron robados por los represores.

La causa compromete a los mandos militares de la dictadura y en particular a oficiales de la Armada Nacional que entonces encabezaron la represión contra el GAU. También se implica al Servicio de Información y Defensa (SID) y el Organismo Coordinador de Operaciones Antisubversivas (OCOA).



Por cielo mar y tierra
La investigación de López Goldaracena recoge y amplía múltiples testimonios de familiares y testigos que lograron sobrevivir en Argentina a los centros de torturas conocidos como los pozos de Quilmes y Banfield y al Centro de Operaciones Tácticas (COT-1) Martínezdonde fueron vistos los uruguayos.

El trabajo de indagación fue coordinado con LA REPUBLICAque pudo entrevistar a fuentes militares en actividad y en retiro a la vez de acceder extraoficialmente a importante documentación secreta que hoy maneja un grupo de técnicos que elabora un libro para el Poder Ejecutivo.

Este tercer traslado masivo de uruguayos evidencia una continuidad en la metodología represiva de la dictaduraconfirmada con el llamado "segundo vuelo" en 1976y que tenía antecedentes en el traslado de personas en forma individual o grupal como en el caso de los "fusilados de Soca" en 1974.

Los trasladados de 1978 se concretaron por cielomar y tierra. Existen indicios de que algunos de los uruguayos fueron traídos en lanchas de la Prefectura uruguayaen otros casos habrían venido en un avión o avioneta de la Fuerza Aérea y finalmente conducidos a centros de tortura por el Ejército.

También se han obtenido testimonios de subalternos militares sobre enterramientos en el centro de torturas La Tabladaque ya denunciara el periodista Samuel Blixende "Brecha"y en nuevos sitios que incluyen unidades militares cercanas al Aeropuerto Internacional de Carrasco.



El secuestro de los GAU
Los operativos se iniciaron el 14 de julio de 1977 cuando los militantes del GAU José Enrique Michelena Bastarrica y su esposa Graciela Susana De Gouvenia Gallo fueron secuestrados en Buenos Aires. Ese mismo día también desapareció el religioso uruguayo Kleber Da Silva (padre Mauricio).

El 16 de noviembre de 1977 se produce en Colonia la captura del montonero argentino Oscar de Gregorioa quien relacionan con los GAUy desde entonces se concreta una coordinación entre la Escuela de Mecánica de la Armada (ESMA) argentina y los Fusileros Navales (Fusna) de Uruguay.

El 21 de diciembre de aquel año en Buenos Aires son secuestrados en forma paralela los matrimonios Alberto Corchs Laviña y Elena Paulina Lerena CostaEduardo Sabino Dossetti Techera e Iliana Sara García Ramosal igual que Alfredo Fernando Bosco Muñoz.

Un día más tarde detienen a Julio César D'Elía Pallares y su esposa embarazadaYolanda Iris Casco Gelphimientras que en acciones represivas simultáneas son capturados Raúl Edgardo Bonelli Cattáneo y Guillermo Manuel Sobrino Berardi.

El 23 de diciembre los operativos implican a Gustavo Alejandro Goicochea Camacho y su esposaGraciela Noemí Basualdo NogueraJosé Mario Martínez Suárez y su mujerMaría Antonia Castro Huergay contra Aída Celia Sanz Fernándezembarazaday su madreElsa Haydeé Fernández Lanzani.


También MLNPCR y ROE
En los días sucesivos se producen nuevos operativos contra uruguayos. El 24 de diciembre en un tiroteo habría fallecido el dirigente de los "Peludos" tupamaros Atalivas Castillo Lima. En su casa serían tiroteados Miguel Angel Río Casas y Eduardo Gallo Castroesposo de Aída Sanz.

Gallo y Ríos habrían sido detenidos días después entre el 27 y el 30 de diciembreen la casa del militante del PCR Carlos Federico Cabezudo Pérezdonde también habrían secuestrado a Juvelino Andrés Carneiro Da Fontoura y su esposaCarolina Barrientos Sagastibelzade nacionalidad argentina.

El 27 de diciembre también son capturados Gustavo Raúl Arce Viera y Raúl Gámbaro Núñezambos del GAU. El día 30 también secuestran a Alfredo Moyano Santander y su esposa ­también embarazada­ María Asunción Artigas Nilo. Ambos habían tenido vínculos con la ROE.

Finalmente el 3 de enero de 1978 cuando salía de su trabajo en la Agencia Telam fue detenida Célica Elida Gómez Rosano vinculada al PCR del que era militante su hermano Néstor radicado en Europa quien le enviaba correspondencia a través de Cabezudo.

La mayoría de los uruguayos secuestrados en diciembre fue luego vista en los centros clandestinos Pozo de QuilmesPozo de Banfield y COT-1 Martínez. Los testimonios indican que todos fueron torturados e interrogados por oficiales militares uruguayos que participaron de sus capturas.

Primer traslado: en lancha
El 14 de diciembre de 2006 LA REPUBLICA denunció la existencia de un traslado masivo de uruguayosprobablemente por lanchaentre el 5 y el 12 de febrero de 1978en pleno Carnavalde acuerdo al testimonio obrenido en una entrevista con Angel Galleroun militante del PCR que sobrevivió.

Gallero quien estuvo desaparecido entre el 28 de enero y el 26 de febrero de 1978fue detenido en Montevideo en el comercio del dirigente del PCR Ricardo Blanco. Ambos fueron torturados en el centro clandestino La Casona de Millánantes de que Gallero fuera trasladado a La Tablada. Blanco continúa desaparecido.

En La Tablada
Gallero testificó haber visto cómo torturaban a su compañero Carlos Cabezudo. Relata cómo al llamarlo a un interrogatorio lo confundieron con Eduardo Gallo afirma haber escuchado los vejámenes contra Célica Gómez y haber escuchado hablar de la "bióloga" (Carolina Barrientos).

El relato de Gallero se ve confirmado por los testimonios de un matrimonio de sobrevivientes del Pozo de Banfield Adriana Chamorro y Eduardo Corro quienes señalan que un grupo de cinco o seis uruguayos había sido trasladado por lancha antes de que ellos llegaran al lugar en marzo de 1978.

Tampoco se descarta que en aquel embarque (posiblemente una lancha PS de Prefectura) pudieran haber sidos trasladados también Miguel Angel Ríos Casas y/o el militante del GAU Julio D'Elíavisto por última vez en el Pozo de Quilmes en febrero de aquel año por el sobreviviente Luis Guillermo Taub.


Segundo traslado: ¿Avión?
La propia Adriana Chamorro quien vendría a testificar a Uruguay sitúa entre los días 15 y 16 de mayo de 1978 un segundo traslado masivo de uruguayos. Ese día ella fue llevada al Pozo de Quilmes donde se torturaba y al regresar a Banfield había desaparecido la mayoría de los uruguayos.

A partir de esa noche dejaron de ver en Banfield a Alfredo MoyanoYolanda Casco (quien había dado a luz un niño)Alfredo Bosco Guillermo SobrinoGustavo Goycoechea Raúl Borelli Edmundo Dossetti Alberto Corchs Elena Lerena Andrés Fontoura Elsa Fernández Gustavo Arce y María Castro.

A ese grupo podría eventualmente sumarse el caso de otros secuestrados en ese período como José Michelena y su esposa Graciela De Gouveia Raúl Gámbaro además de Atalivas Castillo Miguel Angel Río Casas o el propio Julio D'Elía quienes no fueron vistos por Chamorro en el centro de torturas.

La cifra de posibles trasladados permitiría la hipótesis de un nuevo vuelo masivo en aviónsimilar a los realizados en julio y octubre de 1976 por Transporte Aéreo Militar Uruguayo (TAMU)en los que fueron traídos a Montevideo los militantes del Partido por la Victoria del Pueblo (PVP).

Ninguna hipótesis se descarta en la denuncia judicial que se presentará hoyen la cual se destaca la metodología de traslados aéreos aplicada por la dictadura y reconocida en el informe sobre desaparecidos firmado por el comandante en jefe brigadier general Enrique Bonelli.


Tercer traslado: los Severo
La existencia de un "tercer vuelo" fue manejada el 21 de agosto de 2005 en una nota de Gabriel Pereyrade "El Observador"en la cual afirmó que fuentes militares indicaron la existencia de un traslado a mediados de 1978 en el que trajeron a Ary Héctor Severo Barreto y Jorge Hugo Martínez Herminoguez.

Seis miembros de la familia Severo habían sido secuestrados en Buenos Aires en abril de 1978: Marta Beatriz Severo Barretosu esposo Jorge Martínez Herminoguez y su hermano Carlos Baldomero Severo Barreto el 20. Ary Héctor Severo Barreto y su mujer Beatriz Alicia Anglet de Leónel día 24.

Ary Severo había sido sindicalista en AEBU. Martínez Horminoguez y Beatriz Anglethabían sido militantes del Movimiento de Liberación Nacionalpero en Argentina actuaban dentro del Partido Socialista de los Trabajadores (PST).

Los informantes de Pereyra señalaban que en aquel "vuelo" habían viajado al menos seis uruguayos. Los Severotras su detenciónhabrían permanecido en el Pozo de Quilmesdonde fueron vistos por los sobrevivientes Alberto IllarzenRosa Alvarez y Nelson Mezquida.

En la denuncia no se descarta la posibilidad de que el grupo haya podido ser trasladado en un vuelo o en un lanchaincluso que pudiera haber sido parte del segundo traslado. Los datos concretosconfirmados por la Comisión para la Pazestablecen que dejaron de verlos entre el 18 y el 20 de mayo de 1978.


Cuarto traslado: ¿En avioneta?
En los testimonios de las víctimas se registra desde la utilización de un helicóptero de la Armada argentina para llevarse al montonero De Gregorioal uso de una avioneta que describe el diputado peronista Jaime Dritambién secuestrado en Uruguay y llevado a Argentina el 18 de diciembre de 1977.

Una avioneta también habrían utilizado los uruguayos para llevar a Buenos Aires al matriomonio argentino integrado por Claudio Ernesto Logares Manfrini y su esposa Mónica Grispón Pavón de Logaresdetenidos el 18 de mayo de 1978 en Montevideocuya pequeña hija sería recuperada en 1984.

La denuncia judicial no descarta que ese transporte aéreo fuera el mismo utilizado para llevar desde Argentina a Montevideo a la familia Severocuya fecha de desaparición coincide con el día de secuestro y traslado de la familia Logaresen lo que implicaríaprácticamenteel uso de un "taxi aéreo".

El testimonio de Chamorro indica que los Logares fueron al pozo de Banfielddonde dejaron de verlos a fines de juniocuando los trasladaron junto a la esposa de Goicoecheala argentina Graciela Neomí Basualdoy la uruguaya Iliana Ramos de Dossetti. Los cuatro podrían haber vuelto a Uruguay.

La argentina Evangelina Quiroga al relatar su secuestro en Uruguay junto a sus hijastambién hace referencia a un viaje aéreo clandestino en diciembre de 1977y la uruguaya Elsa Antuna da cuenta de cómo fue detenida en Buenos Aires y traídaparadaen un pequeño avión el 1º de febrero de 1978.


Quinto traslado: Artigas Moyano
La existencia de traslados ilegales como metodología represiva de la dictadura está confirmada desde el secuestro del tupamaro Antonio Viana en 1974 o la odisea de Nino De Negriquien sufrió un triple traslado en 1975cuando lo trajeronllevaron y volvieron a traer de Buenos Aires.

Una avioneta utilizaron los represores cuando "pasearon" en Uruguay a Julio Abreuel único sobreviviente de los "fusilados de Soca"cuando cinco uruguayos secuestrados en Argentina fueron traídos en avión a Montevideo y ejecutados como "represalia" tras la muerte del coronel Ramón Trabal en 1974.

El relato que sobre los Pozos de Quilmes y Banfield detalla Adriana Chamorroincluye como un último viaje de traslado de los uruguayos el de María Asunción Artigas de Moyanoquien permaneció en Argentina hasta que dio a luz una niña el 22 de agosto de 1978.

La eventual fecha de traslado de Artigas Moyanosegún el informe de la Comisión para la Pazsería el 12 de octubre de 1978. Su hijaMaría Victoriasería recuperada finalmente de manos de una familia de represores en 1987 y entregada a su abuela en Montevideo.

También fueron recuperados Paula Logares y los hijos nacidos en cautiverio de Aída SanzMaría de las Mercedes Carmen Galloy de Yolanda CascoCarlos D´Elía Cascoquien ahora se ha constituido en uno de los familiares que firman la denuncia que hoy se presenta ante la Justicia.


Buscar tumbas y culpables
El amplio escrito del abogado López Goldaracena señala posibles lugares de excavación y subraya la evidente participación de la Armada uruguaya en los operativos contra los GAU en 1978según se desprende de los propios informes que sobre los desaparecidos realizó la fuerza naval.

En particular se señala la participación del hoy capitán de navío (r) Jorge Tróccoliquien admitió su involucramiento en la coordinación con la ESMA argentina tras ser denunciado en una investigación de la revista "Posdata" en 1997a la que respondió con su libro "La Ira del Leviatán".

Como indagados se señala al alférez de navío Juan Carlos Larceabeauasí como al contralmirante Enrique Harriet y los oficiales Nelson Olivera y Manuel ZapataNelson SánchezJesús de ArmasHéctor SilveraJosé CastroFernando GonzálezJulio CerdeiroArnol GonzálezDaniel MachadoEduardo CraigdallieDaniel MaioranoAníbal del Río y el médico Pombo.

También se menciona una larga lista de integrantes del Servicio de Información y Defensa (SID) y el Organismo Coordinador de Operaciones Antisubversivas (OCOA)entre los que se encuentran el grupo de oficiales y policías procesado con prisión por la desaparición de Adalberto Soba.

Finalmente se indica la responsabilidad de los mandos militares de la épocade los que sobreviven los aviadores Dante Paladini y Raúl Bendahamy el general Gregorio "Goyo" Alvarez quien desde el 1º de febrero de 1978 ocupaba el cargo de comandante en jefe del Ejército. *
MURAL QUE EN LA PROVINCIA DE BUENOS AIRES HAN CONSTRUÍDO LOS AMIGOS Y VECINOS URUGUAYOS Y ARGENTINOS DE LAS FAMILIAS SEVERO-MARTÍNEZ.
La hermana Matilde, la mamá de los hermanos Severo y la hija de Marta RESCATADA por la abuela en la casa de una vecina en aquellos años... estuvieron presentes en esta oportunidad EN EL HOMENAJE a todos ellos.

(Fuente:Rdendh).

URUGUAY: SE REANUDA EL JUICIO POR EL CASO GELMAN.

CASO GELMAN: DECLARARAN 8 RECLUSOS DE CARCEL ESPECIAL
La Justicia retomará la semana próxima la indagatoria en la causa por el secuestro en Argentina y desaparición en Uruguay de María Claudia García de Gelman. Ocho militares y policías condenados por violaciones a los derechos humanos durante la última dictadura comparecerán como indagados.
El juez penal de 2º Turno, Pedro Salazar, dispuso la citación de ocho militares y policías condenados por violaciones a los derechos humanos durante la última dictadura cívico-militar para declarar en la causa por la cual se indaga la desaparición de María Claudia García de Gelman en 1976.
En este sentido, la citación del magistrado se circunscribe a los ocho militares y policías condenados en primera instancia por el juez penal de 19º Turno, Luis Charles, en el marco de la indagatoria denominada "Segundo Vuelo" de Automotores Orletti.
La convocatoria del juez Salazar incluye, por tanto, a los militares retirados José Nino Gavazzo, Ricardo Arab, Jorge "Pajarito" Silveira, Ernesto Avelino Ramas, Gilberto Vázquez y Luis Maurente, así como a los ex jerarcas policiales Ricardo "Conejo" Medina y José Sande Lima, todos recluidos en la Unidad Penitenciaria Nº 8 ("Cárcel Especial para Militares").
Las sucesivas audiencias de los militares y policías están previstas para los días 3, 4 y 5 de noviembre. Los ocho represores, condenados a penas de penitenciaría de entre 20 y 25 años por delitos de "homicidio muy especialmente agravados", comparecerán en calidad de "indagados", por lo cual deberán concurrir con asistencia letrada, señalaron las fuentes.

Indagatoria
La Justicia dispuso la reapertura de la causa por el secuestro en Argentina, traslado clandestino al Uruguay y posterior desaparición de María Claudia García de Gelman, luego que el abogado José Luis González interpusiera una demanda detallando la existencia de "nuevos hechos supervinientes" en el proceso.
El escrito interpuesto por el abogado se basó en "el reconocimiento oficial" de la Fuerza Aérea (FAU) de la existencia de "vuelos" desde Buenos Aires hacia Montevideo en 1976, donde se produjo el traslado clandestino de presos políticos detenidos hoy desaparecidos, así como otros elementos probatorios.
El dictamen del entonces fiscal subrogante Eduardo Fernández Dovat y la resolución favorable del juez Salazar dieron lugar a la reanudación de la indagatoria, con la comparecencia de una decena de testigos, entre militares y civiles. Antes, el expediente fue archivado en dos oportunidades a instancias del entonces fiscal Enrique Möller.
La reanudación del proceso judicial, sin embargo, no implicó solamente la citación de testigos sino la remisión de diversos oficios hacia organismos del Estado, otras sedes penales y la República Argentina, como forma de recabar documentos oficiales y testimonios vertidos en anteriores indagatorias, dijeron las fuentes.
En este sentido, el expediente por el cual se indaga la desaparición de María Claudia anexó el testimonio de militares y policías ante el juez Luis Charles en la causa "Segundo Vuelo", las declaraciones vertidas en varios expedientes sobre trámites de extradición en su contra y sentencias emitidas en Argentina "donde se refiere a la actividad de militares en operativos en dicho país", agregaron las fuentes.

"Relevante"
El abogado José Luis González consideró "relevante" la instancia judicial que se desarrollará la próxima semana en la causa por el secuestro y desaparición de María Claudia García de Gelman porque se tiene "la expectativa de que alguna de las personas citadas puedan aportar algún dato significativo que permita conocer lo que pasó".
"Hasta ahora la gran mayoría de las declaraciones (del ámbito castrense) han sido respuestas institucionales pero aspiramos a que, por la noble causa que se está llevando adelante, se pueda romper ese silencio que caprichosamente han mantenido durante tanto tiempo y brindar los datos necesarios que estamos esperando", indicó el abogado.
Asimismo, las audiencias previstas para la próxima semana "pueden conducir a determinar responsabilidades penales si se puede vincular a las personas citadas con los hechos oportunamente denunciados", esto es, el secuestro, la desaparición y eventualmente la muerte de María Claudia. Sin embargo, "esto no es lo más importante, lo esencial es saber qué pasó", expresó González.
(Fuente:Rdendh-larepublica).

PLAN CÓNDOR: PROCESAMIENTO POR ASOCIACIÓN ILÍCITA.

Plan Cóndor: la Cámara Federal confirma procesamiento por asociación ilícita
La Cámara Federal porteña rechazó un recurso de apelación presentado por Humberto Lobaiza, quien fue jefe del Regimiento Patricios entre 1975 y 1977. El tribunal también confirmó un embargo por $500.000 sobre los bienes del ex coronel.


La Sala I de la Cámara Nacional en lo Criminal y Correccional Federal confirmó un fallo que amplió el procesamiento de Humberto José Román Lobaiza, un ex jefe del Regimiento de Infantería I “Patricios”, por el delito de asociación ilícita, en el marco de la investigación de los ilícitos cometidos en el “Plan Cóndor”.
Así, el tribunal rechazó un recurso de apelación presentado por la defensa de Lobaiza, quien había solicitado la nulidad del procesamiento por carecer de fundamentación.
Lobaiza, quien recientemente fue absuelto por el Tribunal Oral Federal Nº 5 de la Capital Federal en el juicio oral por delitos en el ámbito del Primer Cuerpo de Ejército, está procesado por asociación ilícita en calidad de partícipe necesario, el cual concurre con los demás delitos por los que se encuentra procesado en la causa.
Con el nombre “Plan Cóndor”, destaca la cámara, se conoce a la relación ilegítima establecida entre gobiernos y servicios de inteligencia de distintos países de América (Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Paraguay y Uruguay) cuyo objeto principal fue el de compartir información y cooperar para perseguir ilegalmente a opositores políticos de los distintos gobiernos. Este modo de cooperación ilegal permitió desarrollar operativos de inteligencia y militares fuera de su competencia territorial a las fuerzas armadas de los países implicados.
De acuerdo a las constancias de la causa, entre los hechos ilícitos que se produjeron en el marco de la operación se destacan la privación ilegal de la libertad, la tortura y el homicidio. La “Operación Cóndor” se distingue del resto de los fenómenos de persecución política que fueron puestos en práctica en este continente en las décadas del 70 y del 80, por el hecho de que los gobiernos y fuerzas armadas de distintos países cooperaban para perseguir ilegalmente a los opositores.
De este modo, agrega, en determinadas ocasiones las fuerzas armadas y/o servicios de inteligencia actuaban en un país ajeno para privar ilegalmente de la libertad ambulatoria a individuos para luego trasladarlos a su país de origen, o bien, procedían a su eliminación física en el territorio del país extranjero. Por las características que reviste este fenómeno, aparte de la afectación de los derechos humanos básicos como la integridad física, la libertad y la vida, se afectaba principalmente el derecho de asilo y el de la no extradición de los llamados “perseguidos políticos”.
En este contexto es que ocurrieron los hechos por los que fue procesado Lobaiza. Se trata de los siguientes:- María Claudia Iruretagoyena, de nacionalidad uruguaya, fue ilegalmente privada de su libertad el día 24 de agosto de 1976 desde su domicilio de la calle Gorriti 3868 de esta ciudad, por personal dependiente del Ejército Argentino. - María Cecilia Magnet Ferrero, de nacionalidad chilena, fue ilegalmente privada de su libertad el día 16 de julio de 1976 en la Avenida Córdoba 3386 de esta ciudad, por un grupo de personas vestidas de civil. - Mary Norma Luppi Mazzone, de nacionalidad uruguaya, fue ilegalmente privada de su libertad el día 10 de junio de 1977 desde su domicilio de la calle Vicente López 1933, piso 3°, dpto. 23 de la Capital Federal, por personal dependiente del Ejército Argentino de la que no se tienen más datos sobre su paradero.
“Las circunstancias relatadas permiten suponer que los hechos referidos a aquellas detenciones se encuentran vinculados con el denominado Plan Cóndor, los cuales no se encuentran discutidos en cuanto a su materialidad”, señala el tribunal.
También, indica, la conducta de formar parte de la organización criminal que operó bajo el nombre de “Operación Cóndor” es subsumible en el delito de asociación ilícita.
(Fuente:Rdendh-cij).

CÓRDOBA: JUICIO A MENÉNDEZ-FERNANDO ALVAREDA.

Córdoba -Juicio a Menéndez
“Quiero que tengan la valentía de decir dónde está el cuerpo de mi viejo”


Fernando Albareda, hijo de la principal víctima del juicio “Menéndez II", recuerda las tardes futboleras con su padre, analiza el proceso político que lo llevó de ser policía a militante revolucionario, expone sus impresiones y expectativas sobre el debate judicial y los acusados y avizora cómo continuará su vida después de la sentencia.

Por Alexis Oliva
Aquella noche del 25 de enero de 1978, Fernando Albareda tenía siete años y estaba sentado junto a su padre en la tribuna popular norte de la Boutique de Barrio Jardín. Talleres perdía con Independiente la final del Nacional 77 y padre e hijo rumiaban su bronca de hinchas albiazules. A 50 metros de ellos, en el palco oficial, Luciano Benjamín Menéndez también veía esfumarse lo que para él hubiera sido un triunfo propagandístico como poco después sería el Mundial 78 para el dictador Jorge Rafael Videla. El padre de Fernando se llamaba Ricardo Fermín Albareda, era subcomisario de la Policía de Córdoba y militante del Partido Revolucionario de los Trabajadores (PRT-ERP).



Aquella otra noche del 25 de septiembre de 1979, Albareda salió de su casa -a tres cuadras de ese estadio- y partió en su Peugeot 404 blanco, que fue interceptado en la esquina de Cruz Roja Argentina y Nores Martínez por dos autos de un grupo de tareas del Departamento de Informaciones de la Policía provincial. Luego de un forcejeo, sus captores lo redujeron y trasladaron al centro de detención Casa de Hidráulica, donde lo torturaron con saña por considerarlo un “infiltrado”. Finalmente, Albareda murió desangrado y su cuerpo nunca apareció. Faltaban tres días para que cumpliera sus 37 años.



Por estos días, su hijo se sienta unos metros más cerca de Menéndez, principal imputado en el juicio que se inició el martes 20 de octubre, donde el mandamás del III Cuerpo de Ejército y todo el aparato represivo desplegado durante la dictadura en Córdoba debe responder, junto a otro militar y cuatro policías, por el crimen de Albareda y otros nueve casos de secuestros y torturas.



“Ya hace once años que trabajo acá”, dice Fernando Albareda. “Acá” es la sede del Club Atlético Talleres y su tarea la de coordinador deportivo, cargo que consiguió luego de recibirse de profesor de educación física, trabajar varios años en el Club Universitario, impulsar una escuela y una liga juvenil de fútbol y conocer a Gustavo “Sapito” Coleoni y Mario Ballarino, quienes lo invitaron a sumarse a la “T”.



Mientras caminamos hacia la platea alta norte, un Fernando distendido después de la primera semana del juicio observa al técnico dar indicaciones a los jugadores y afirma: “Este muchacho (Roberto) Saporiti es un fenómeno… Muy buen tipo”.
-En una entrevista contaste que venías a la cancha con tu papá...
-Ahí al frente… Ahí, en los escaloncitos, a diez metros de la franja blanca, ese era el lugar donde nos sentábamos siempre. Una anécdota que siempre le cuento al Sapo Coleoni: antes de los partidos, el Sapo, que jugaba en los cebollitas, entraba y daba vuelta a toda la cancha con la pelota haciendo jueguito. Nosotros vivíamos acá a tres cuadras, y mi viejo me sacaba cagando los domingos con la comida en la boca, para venir a verlo al Sapito.
-¿Era muy hincha de Talleres?
-Súper hincha de Talleres. Y el día de la final con Independiente, atrás de las tribunas había tubulares y nosotros estábamos en la punta aquella, arriba del cartel. Desde ahí vimos el partido.
-Ese día Menéndez estaba en la cancha...
-Ese día Menéndez estaba sentado ahí donde están esos chicos, con toda la cúpula militar. A veces suelo sentarme ahí... de puro morboso (se ríe). Era habitual verlos acá. Alguien decía que cada vez que jugaba Talleres parecía un desfile militar.
-¿Cuánto hace que venís remando este juicio?
-Desde que entré a H.I.J.O.S. en el 2000. También fue por una cuestión del club. Un día, un muchacho que trabajaba en Socios, Iván Ferreyra, el que edita la revista Recovecos, me escucha discutir por teléfono con el abogado que nos llevaba la causa por la indemnización de mi viejo.
Era un abogado que trabaja en la policía y lo habían puesto mi hermana y mi vieja.
Se demoró tanto que me empezó a pudrir y cuando lo empecé a apretar, el tipo se escudaba en que no le habíamos entregado todos los papeles.
Le habíamos entregado todo, nada más que había obviado un montón de pasos por su desconocimiento y el trámite estaba totalmente frenado.
Cuando Iván escucha esa charla -fue como en “Los Simuladores”, no me olvido nunca-, apareció y me dijo: “Yo tengo el nombre de las personas que te van a solucionar el problema”.
Y me anotó en un papelito: “Agustín Di Toffino y Martín Fresneda”.
Me dio los números y me dice: “Llamales, estos tipos te van a solucionar el problema. ¿Nunca fuiste a H.I.J.O.S.?”.
Y le cuento que una vez crucé por la plaza San Martín, donde había un escrache a (Antonio Domingo) Bussi, y me puse a charlar con ellos.
Con el que hablé era Emiliano Fessia, y él me dio su número de teléfono. Ese fue mi primer acercamiento a HIJOS.
Después, en el 2000, cuando Iván me hace hablar con Martín y Agustín, voy al local de HIJOS y de lo que menos hablamos fue de la indemnización, porque después Martín me citó a su estudio para que le diera los datos y pudiéramos hablar a la Secretaría de Derechos Humanos y al Ministerio del Interior, para saber dónde estaba parado el trámite.
Hablamos, en definitiva, de quién había sido mi padre.
Les conté el caso e inmediatamente lo agarraron como propio, porque no tenían denuncias de policías desaparecidos.
Empezaron a investigar y encontraron un montón de datos en la causa de la Verdad Histórica, archivados por las leyes de Obediencia Debida y Punto Final, junto con más de 400 causas de Córdoba. Entonces, empezamos a avanzar con la parte penal y cuando reunimos lo necesario para hacer la denuncia, colaboraron todos, pero nos quedamos una noche hasta muy tarde armando la denuncia con Lilan Luque, y después al caso lo siguieron Martín y Claudio Orosz y llegamos ahora a la instancia del juicio.
-Así que después de tanto tiempo, esta semana por fin has podido enfrentar a los asesinos de tu padre en un ámbito judicial.
-Sí.
-¿Cómo has vivido eso?
-Bien... trato de verle... le encuentro un montón de aristas positivas. Lo único negativo es verle la cara a estos tipos. Positivo, le encuentro todo y trato de disfrutarlo como el hecho histórico que es. Me da tranquilidad haber llegado a esta instancia, pudiéndole dar a los tipos que mataron a mi viejo, que vieron, participaron, callaron u ocultaron esa situación, las garantías de un debido proceso. Con todas las garantías que tiene nuestra Constitución, con un tribunal, con un abogado defensor, en una audiencia oral y pública, donde pueden hablar, explicar, negar, responder, callar, pueden hacer lo que quieran; cuestiones que no le dieron a mi viejo ni a ninguno de los desaparecidos.
-¿Y cómo los ves? ¿Qué impresión te causaron en estos días?
-Al principio no... ninguna sensación en particular, no tengo bronca, no tengo rencor… Sí los veo y me figuro la imagen de mi viejo viéndolos a ellos. Es una imagen que no me puedo sacar de la cabeza. Y supongo que a ellos, en algún punto, les debe pasar lo mismo. No sé si a Menéndez, porque en definitiva no creo que lo haya individualizado a mi viejo, pero sí los canas. Entonces, que ellos me vean a mí... debe ser más fuerte para ellos. Verlos a ellos tiene que ver con la lucha por llevar a juicio a todos los genocidas, por todo lo que sentimos los que militamos en derechos humanos, los que hacemos algún laburo social, la misma sensación que le da a cualquiera.
-¿Te miran o te rehuyen la mirada?
-Hay dos o tres que me miran, por ahí, como yo los miro... Los miro porque quiero que sientan la sensación de que los está mirando Ricardo Fermín Albareda, porque tienen la desgracia de que soy tan parecido a mi viejo y se encuentran conmigo a la misma edad... O sea, hoy tengo yo la misma edad que tenía mi viejo cuando ellos lo mataron. Entonces, para ellos debe ser más fuerte que para mí. Trato de no sacarles la mirada de encima.
-En lo jurídico, ¿qué expectativas tenés?
-En lo jurídico hemos puesto todas las expectativas. Calculo que la resolución, de acuerdo a las pruebas presentadas y a todos los argumentos tan valederos que tenemos, va a salir favorable. Confiamos plenamente en este tribunal y en la Justicia. Cuando hablábamos el otro día de las medidas que iban dilatando el proceso, nos referíamos a los abogados defensores, como (Alejandro) Cuesta Garzón. Es una vergüenza repetir una denuncia llena de contradicciones y totalmente inválida contra el fiscal (Carlos) Gonella, y con el resultado que ya sabemos. Pero confío en la Justicia.
-Desde el punto de vista humano, ¿esperás algo de los acusados?
-Así como este tipo que se suicidó fue lo suficientemente cobarde como para hacerlo, porque yo, al revés de la gente que piensa que para suicidarse tenés que tener muchas agallas, pienso que hay un montón de otras soluciones antes del suicidio. Lógicamente, hay situaciones patológicas que pueden llevar a una persona a tomar una decisión tan tremenda. Pero en este caso, es una acción de terrible cobardía y consecuente con su pensamiento. El tipo, en vez de enfrentar un tribunal, siendo que estaba presentado como testigo, porque ni siquiera estaba imputado, no tuvo agallas ni siquiera para dar su testimonio. Lo que quiero de los imputados es que alguno por lo menos tenga un segundo de lucidez y valentía para decirme a dónde está mi viejo. Es lo único que me haría terminar de cerrar el círculo. Ese círculo que todo el mundo dice que cerraría yo cuando termine el juicio, en realidad lo cerraría si pudiera recuperar el cuerpo. Sería algo para mi familia, por el significado que tiene. Digo que deberían tener un segundo de valentía, pero no creo que alguno se anime a decir dónde está el cuerpo de mi viejo, porque siempre fueron cobardes para escudarse en la patota, las armas y la investidura. Supongo que para decir dónde está el cuerpo de Ricardo Fermín Albareda hay que tener agallas. No creo que lo hagan, pero es lo que deseo.
-Este es el primer juicio en que se sienta en el banquillo la corporación policial. ¿Qué significa eso?
-Significa mucho. Creo que al significado lo dio la presencia del Gobernador (Juan Schiaretti) el otro día, más allá de un gesto político, como me lo dijo él personalmente y respeto sus palabras, no puedo desconfiar de lo que me dijo. Cuando le dije: “Gracias por venir”, me dijo que era un deber que tenía como Gobernador, porque al estar el estamento policial en juicio, él no podía hacer otra cosa que venir y apoyar este proceso. En eso hago un paréntesis, porque la corporación policial en la época de la represión fue bastante más fuerte que en otras provincias. Tal es así, que tuvo grandes disputas internas y también entre policías y militares, disputándose blancos y todo lo demás. Creo que es emblemático, sobre todo porque muchos de los que van a ser juzgados después, que formaron parte del aparato represivo en la fuerza policial, hasta no hace much estuvieron enquistados en la institución y dentro de la sociedad entera. Y algunos siguen estando, como jefes de seguridad de algún club, de un hipermercado o de un country. Entonces, la sociedad entera deberá saber qué es lo que quiere para su country, su supermercado o su club. A partir de ahora, cuando empiecen estos juicios, se va a develar qué función cumplía la policía en esa época y qué hay que hacer con estos personajes. Tiene que ser una decisión de toda la sociedad el excluirlos. No hay otra.
-¿Creés que lo del testigo suicidado puede tener que ver con esa impunidad y con que se trata de la policía?
-Creo que sí. Pienso que se debe haber visto en la encrucijada de no saber cómo iba a responder algunas preguntas que seguramente la querella y la fiscalía le iban a hacer. Al no poder salir de ahí, difícilmente haya podido aguantar esa presión y tomó esa decisión. Conocemos las internas que tienen actualmente dentro de la cárcel los que están presos. Si ves el banquillo donde están sentados, hay uno que se separa siempre.
-Sí, no hay mucha onda...
-No hay mucha onda, y es uno de los que más problemas ha tenido en la cárcel. Entonces, todo eso son indicios de que algo pasa.
-¿Las amenazas y llamadas hacia ustedes fueron más en este juicio que en el del año pasado?
-En cierta forma sí. El modus operandi es el mismo: dejan colgados los teléfonos y te ponen música. Yo ya me cansé y no denuncio más nada. Denuncié lo que me pareció más grave en su momento, que fue una carta que me dejaron en la puerta de mi casa. Eso sí lo denuncié, fue en octubre del 2007.
-¿Qué decía?
-La carta decía cosas como: “Decile a tus abogados que paren con el proceso, que no se hagan las víctimas...”. Después me decían que sabían dónde trabajaba, me ponían el horario de salida del colegio de mi nena, cosas así, que realmente me hicieron repensar algunas cosas. No de quitar la denuncia, en absoluto. Sí repensar cuestiones de seguridad, tener más cuidado, fijarme cómo me movía, quién caminaba atrás mío y ese tipo de cosas, pero sin volverme loco. Estuve bastante tiempo con custodia personal, luego mucho tiempo sin custodia y volví a tener custodia ahora para el juicio.
-¿Cómo es que tu padre llega a ser subcomisario de la policía y al mismo tiempo militante de una organización revolucionaria?
-En algunos ámbitos y algunos periodistas por ahí interpretaban que esta doble función se asemejaba a un tipo infiltrado...
-A un doble agente, como en la película de Leo Di Caprio (Los Infiltrados)...
-Claro, una cosa así. Como no entendían mucho cómo venía la mano o desconocían algunas fechas, lo veían como un infiltrado. A todos les digo lo mismo: dos más dos es cuatro. Mi viejo entró a la escuela de policía en el año 60. Salió y empezó a ejercer como policía en el 62. Y empezó a militar en política en el año 71. Si fuese a la inversa, ni yo podría negar que podría haber sido un infiltrado. Podría entender que a lo mejor la actividad política los llevó a decir: “Infiltremos a este tipo”. Pero no hay manera. Después de hacer una carrera con ascensos y todo en la policía, él empieza a trabajar en Comunicaciones de la Casa de Gobierno y para complementar su profesión se inscribe en la Facultad de Ingeniería para estudiar Ingeniería en Telecomunicaciones. La Universidad Tecnológica estaba en la esquina de Duarte Quirós y Vélez Sarsfield. A la vuelta, está la Facultad de Abogacía. El se juntaba en un bar con unos amigos, frente al Monserrat. Se empezó a juntar con gente de Abogacía y de Ingeniería, y cuando empezó esta efervescencia política, él seducido por eso comenzó a militar en política. Esto que te cuento es de muy buena fuente, gente que vio cómo fue el proceso de Ricardo Fermín Albareda y cómo empieza a militar en política, gente que lo ha tenido después como compañero.
-Eso habla de un proceso de maduración política muy fuerte...
-Terrible... Y una convicción en cuanto a derechos humanos, análisis social de la situación, sensibilidad ante la desigualdad... Creo que él apuntaba mucho a eso, por los primeros trabajos sociales que empezó a hacer, como ir a una villa a enseñar a la gente cómo higienizar los utensilios y los pañales de los bebés, cómo plantar bien los postes para hacer un mejor techo... El comenzó con todo eso y viendo lo que pasaba dentro de la policía con sus compañeros, lógicamente estaba totalmente en contra. No lo podía manifestar, porque lo hubieran matado en el 73 ó 74 y no en el 79.
-¿En aquel momento hubo otros casos similares?
-Sí, hay muchos. A raíz de la denuncia que empezamos nosotros, se fueron dando distintos casos. De hecho hay un montón de casos de policías “muertos por la subversión” que en realidad son muertos por sus compañeros de la fuerza. Y hay mucha gente que recién se está enterando, familiares de esos policías que han empezado a atar cabos de algunas situaciones y se están encontrando con eso.
-¿Sería posible hoy un proceso similar de maduración ideológica dentro de la policía?
-Sería imposible. Imposible, porque hay mucha gente que se inscribe o empieza la carrera de policía porque la ven como una salida laboral, no como una vocación. El tipo que se inscribía en la escuela de policía 30 ó 40 años atrás realmente lo hacía por vocación, porque había otra situación que te permitía insertarte laboralmente, fábricas que hoy no hay, había otra posibilidad. Y hoy es como que si no te insertaste profesionalmente en un trabajo, no hay muchas chances...
-Además, dentro de la policía, la gente que pensaba como tu padre, con esa conciencia social, fue derrotada. Y la impronta que tiene hoy no es la de la sensibilidad social...
-Para nada. Lo ves en las leyes que se aprueban supuestamente en beneficio de que el policía esté más protegido en la calle, que apuntan a otra cosa. Apuntan a facilitar la posibilidad de despejar de la calle al pibe que usa gorra, capucha o pantalones caídos. Acá en el club, no sabés lo que lucho con eso, totalmente en contra de lo que pienso, porque no tengo nada en contra de un pibe que se pone gorra. Pero cuando hablo con ellos y sé que por ahí van al centro, les digo: “Muchachos, no se pongan gorra. Pero no porque no me guste que se pongan gorra. No te pongás gorra, porque te va a ver la cana y te va a llevar preso”. Me ha pasado tener que ir a buscar un pibe, que a veces por tener acá un jefe de seguridad se facilitan las cosas. Pero hay otros que no. Hay pibes que de un viernes a la tarde que terminaron las prácticas, y a lo mejor el fin de semana no jugaban, que viven en una pensión, se han ido a dar una vuelta al centro, y han vuelto recién el lunes cuando los soltaron de la ex Encausados, con las consecuencias gravísimas que puede tener eso. Ese es el miedo que por ahí nos da.
-¿Pensás que ese criterio de la “portación de cara” es herencia de la dictadura también?
-Totalmente. Yo suelo ir de pesca con un grupo de amigos, muy heterogéneo, donde hay compañeros de trabajo del club que saben lo que pasó con mi viejo y podés hablar algo de política y otros que no les interesa. Y generalmente, a los pibes que no les interesa tanto la política, me ha tocado hasta mostrarles cómo leer el diario, porque compran un producto de acuerdo a la imagen. O la imagen que tienen de un político. Me pasó con (Mauricio) Macri, de hecho. Entonces, a un profe del club, le decía: “Cuando Macri dice: Vamos a terminar con la pobreza, no es que le va a dar trabajo a un montón de gente. Va a tratar de que no aparezcan más por Buenos Aires”. Es lo mismo que hizo (José Manuel) De la Sota acá con estos guetos que armó, que todo el mundo decía “menos mal”. Menos mal nada. No les dio ninguna casa ni les facilitó la posibilidad de reinsertarse. Al contrario, los llevó del centro a donde no tenían colectivos. Entonces, fue una injusticia por una cuestión de beneficio político o un negociado a futuro. Porque ya sabemos que frente a la Terminal van a instalar el Puerto Madero cordobés. Eso proponen estos asentamientos nuevos, estos guetos, barrios cerrados con alambrado donde tenés tu comisaría, colegio, asistencia médica y “no te movás de ahí”.
-¿Qué va a cambiar en tu vida después de que termine este juicio?
-Lo primero es que me va a dar la tranquilidad de dormir tranquilo, cosa que ninguno de estos personajes puede hacer. Ni lo hicieron, ni lo van a hacer. Yo sí. Yo voy a dormir tranquilo, más que nunca. Y lo fundamental, que voy a poder hablar con mis hijos y contarles quién era su abuelo. A mí me movilizó a hacer todo esto cuando nació mi nena, Sol, que ya tiene ocho años. Nació, por una burla del destino, un 28 de septiembre, igual que mi viejo. Eso me terminó de colmar una situación que yo debía solucionar. Y la solución que encontré fue por la vía que corresponde, la de la Justicia.
-¿Es cierto que tu hija quiere ir a las audiencias?
-Ella quiere y no puede, pobre. Seguramente, algún día irá al hall y estará ahí aunque sea haciendo el aguante desde afuera. Va a las marchas conmigo desde que tiene cuatro años, no tengo manera de frenarla.
-¿Después de esto te esperan otras militancias?
-Sí. Hasta que no termine el último juicio, no voy a dejar de militar y laburar para cada uno de los procesos. En el juicio anterior (causa Brandalisis) me tocó ser el encargado de la logística, en todo lo que era la asistencia de los abogados y la organización. En eso me sentí totalmente gratificado cuando terminó el juicio con la condena. Hoy están los compañeros, con mi juicio, haciendo lo mismo que hacía yo. Y de acá en adelante, seguiré yo y otros compañeros en distintas funciones, hasta que termine el último juicio con las condenas que corresponden.
-Más allá de que esto debió haber ocurrido mucho antes, es raro vivir el presente de una Córdoba con Menéndez sentado en el banquillo de los acusados. Es, como dijiste recién, de Los Simuladores...
-A la síntesis la hizo (uno de los acusados, César Armando) Cejas, cuando desconocía su firma: “No, pero a estos papeles no los puedo reconocer, si hace treinta años que no los veo”. No es culpa mía que hace treinta años que no los vea, los tendría que haber visto al otro día de recuperada la democracia, cuando tendrían que haber abierto las audiencias y meter en cana a todo el mundo. No es culpa mía, ni de Orosz, ni de Fresneda, ni de (Graciela López de) Filoñuk, ni de nadie. Fue culpa de las políticas de Estado que hubo en su momento, que ampararon un montón de situaciones; en el Gobierno menemista peor, y la inutilidad de otros gobiernos. Hoy, la voluntad política es otra. Si vamos a hablar de la política que llevan adelante, primero Néstor Kirchner y ahora Cristina Fernández, tenemos para discutir 250 cosas. Pero en derechos humanos, no hay nada para discutir. Y no por eso somos kirchneristas... A ver, si es por eso, sí soy kirchnerista. Hay situaciones que tienen que cambiar urgente en este país, pero la política de derechos humanos, tomada por el Gobierno como política de Estado, es indiscutible.
-Y pensando en aquella Córdoba de La Perla, el D2 y la Casa de Hidráulica, y en ésta de los guetos para pobres, no es poca cosa...
-No es poca cosa. Va a sentar un precedente importante. En esta Córdoba, que ha dado muchos buenos gobernantes, pensadores, ideólogos y estrategas políticos, creo que va a ser un antes y un después, para que el que se siente a hacer política la vea de otra manera. Va a tener que solucionar algunas cuestiones sociales, va a tener que gobernar socialmente y viendo qué hace la policía, porque la sociedad no se lo va a perdonar. Este va a ser el aporte de estos juicios hacia la sociedad.
Fotografías: Carolina Rojo
(Fuente:Rdendh-Lavozdelinterior).

CÓRDOBA: MENÉNDEZ ¿DEJA LA CÁRCEL?

El fiscal José Manuel Díaz Vélez presentó, hace dos semanas, el requerimiento de elevación a juicio oral de varias causas que integran el Grupo Dos. Trabar los embargos preventivos es parte del proceso que debe cumplirse para considerar que se ha concluido con la instrucción y que la causa está lista para ser llevada al debate judicial.

Menéndez avizora una nueva oportunidad para dejar Bouwer
La Cámara de Casación deberá resolver si le otorga el arresto domiciliario en causas que están en trámite. Pero una nueva condena en el actual juicio primaría sobre una eventual resolución favorable.



La Cámara Nacional de Casación resolverá el pedido de Luciano Benjamín Menéndez de acceder al beneficio de la prisión domiciliaria, aunque una resolución favorable al represor no implica que en forma inmediata pueda dejar la cárcel de Bouwer.
El planteo ya le había sido negado por la Cámara Federal de Córdoba, pero ese mismo cuerpo concedió ahora un recurso de Casación presentado por la defensora oficial Mercedes Crespi.
El pedido sólo refiere a las causas que el ex jefe del Tercer Cuerpo tiene en curso en el Juzgado Federal Nº3.
La clave pasa por lo que ocurra en el actual juicio que se lleva a cabo contra Menéndez y otros ex intengrantes del Departamento de Informaciones de la Policía (D2), ya que si eventualmente el Tribunal Oral Federal Nº1 lo condena y dispone su arresto en un establecimiento penitenciario, no podrá dejar Bouwer.
Así lo dispuso el año pasado ese mismo Tribunal en la primera condena a prisión perpetua que recibió Menéndez, pero una sala de Casación le otorgó de todos modos el beneficio domiciliario hasta tanto la sentencia no quede firme.
El represor no pudo volver a su casa porque tiene múltiples causas todavía en instrución tanto en Córdoba como en otras provincias, sin el beneficio del arresto domicliario, explicaron fuentes judiciales.
Sobre las causas del Juzgado Federal Nº3 de Córdoba es que Casación debe expedirse ahora. Resta saber si el Tribunal Oral Federal Nº1 volverá a condenarlo y a ordenar su tratamiento en un establecimiento penitenciario a pesar de que el año pasado Casación revirtió su fallo.
(Fuente:Rdendh).

SANTIAGO DEL ESTERO: CONFIRMAN EMBARGOS A REPRESOR MUSA.


MUSA - Ex comisario acusado de 7 secuestros y 28 casos de torturas
Confirmaron los embargos contra el represor Azar Curi
Imputados. Además del ex jefe del aparato represivo provincial serán inhibidos por más de 1 millón de pesos Garbi y López Velloso.


El represor Azar Curi es el que recibió la inhibición más dura. Foto: Archivo

El Tribunal Oral Criminal autorizó al juez Guillermo Molinari a confirmar los embargos por $5.200.000 en el marco del Grupo Dos, según los criterios que el mismo magistrado había establecido en la resolución del 11 de junio del año pasado.
El juez Molinari había decidido, el año pasado, trabar embargos contra 12 represores, siguiendo un criterio unificado: la suma para los acusados se estableció en $50.000 por cada delito de tortura o privación ilegítima de la libertad cometido.
La decisión de Molinari fue apelada en diciembre de ese mismo año, pero el tribunal de alzada rechazó los planteos presentados por los abogados defensores de los imputados.
Ahora, el juez federal de Primera Instancia fijó las sumas que le serán retenidas a cada uno de los acusados, según el criterio establecido en junio de 2008.
Las inhibiciones más onerosas fueron aplicadas al ex jefe del aparato represivo provincial, Musa Azar Curi, con una suma de $1.750.000; le sigue Miguel Tomás Garbi con $1.350.000 y Ramiro López Velloso con $1.050.000.
En tanto a los represores: Roberto Díaz, se le impondrá una cifra de $350 mil; a Juan Felipe Bustamante y Francisco Laitán $200 mil a cada uno; a Eduardo Baudano y a Héctor Capella $100 mil, finalmente a José Gregorio Brao y Rolando Salvatierra se les aplicó un embargo por $50 mil.
La suma impuesta a Azar Curi no es caprichosa, siguiendo el criterio establecido por el juez por los 7 secuestros y 28 casos de tortura al ex jefe del aparato represivo le corresponde un embargo por $1.750.000. A Garbi se le confirmó la imputación por cuatro casos de privación ilegítima de la libertad y 25 de tortura.
Mientras que al ex comisario López Velloso se le atribuyen tres secuestros y 18 torturas.
Las causas enmarcadas dentro del Grupo Dos corresponden a los secuestros, privaciones ilegítimas de la libertad y torturas cometidas antes del golpe de Estado del año 1976.
(Fuente:Rdendh).

TUCUMÁN: ELEVAN A JUICIO MEGACAUSA ARSENALES

Elevan a juicio la megacausa de Arsenales y Bussi será juzgado por primera vez como autor material de un homicidio

El juez federal subrogante Nº 1, Daniel Bejas, elevó hoy a juicio oral y público de la megacausa ex Arsenales Miguel de Azcuénaga. Se trata del centro clandestino de mayor exterminio que hubo en la región durante la última dictadura. Bussi será juzgado por primera vez como autor material de dos homicidios, contra Luis Falú y Ana María Corral. También irán al banquillo Menéndez, Zimmermann, Cattáneo y “El Tuerto” Albornoz. Ahora, el expediente quedará en manos del Tribunal Oral en lo Criminal Federal, que tramitará el tercer juicio por delitos de lesa humanidad.
En un paso esperado por familiares de desaparecidos y organismos de derechos humanos, el juez federal subrogante Nº 1, Daniel Bejas, firmó hoy la elevación a juicio oral y público de la megacausa ex Arsenales Miguel de Azcuénaga. Se trata del expediente de mayor envergadura que investigó hasta el momento la Justicia Federal debido a que Arsenales representa el centro de mayor exterminio que hubo en la región del NOA durante el último gobierno de facto y por primera vez el represor Antonio Domingo Bussi será juzgado como autor directo de un homicidio calificado. En esta oportunidad, contra Luis Falú y Ana María Corral, quienes forman parte de una lista de 70 víctimas de los delitos de lesa humanidad que se cometieron en ese centro clandestino.
“Durante el terrorismo de Estado vigente en nuestro país durante 1975/1983, las fuerzas armadas y de seguridad intentaron destruir total o parcialmente a una parte sustancial del grupo nacional argentino. Las formas utilizadas fueron los secuestros, el interrogatorio bajo tormentos, la clandestinidad y la eliminación de las víctimas. Tal metodología…. se encontraría acreditada respecto a los detenidos en el centro clandestino de detención que funcionó en el Arsenal Miguel de Azcuénaga”, fundamentó el magistrado, en el fallo al que tuvo acceso primerafuente.
En esta megacausa, encabezada por el caso del poeta desaparecido Julio César Campopiano, también están procesados Luciano Benjamín Menéndez (ex jefe del III Cuerpo del Ejército), Alberto Cattáneo (ex jefe del Destacamento 142 de Inteligencia y coordinador de la denominada Comunidad de Servicios de Inteligencia) y Mario Alberto Zimmermann (ex jefe de la Policía entre abril de 1976 y junio de 1977). Todos, incluido Bussi, están procesados por los delitos de violación de domicilio, privación ilegítima de la libertad con apremios y torturas, todos considerados crímenes de lesa humanidad en el marco del delito internacional de genocidio. En cuanto al ex policía Roberto “Tuerto” Albornoz, solo está procesado por el caso de la víctima Ramón Bianchi.
Según los testimonios que se registraron en la Justicia Federal, Falú fue asesinado con un arma de fuego usada por Bussi en el ex Arsenal. El hermano del ex diputado nacional y ex ministro de la gestión de Ramón Ortega, Ricardo Falú, era estudiante del profesorado de Historia de la Facultad de Filosofía y Letras de la UNT y desapareció el 14 de setiembre de 1976; cuando fue secuestrado y llevado a ese predio militar. La misma suerte corrió la mujer.
Ahora, el expediente será enviado al Tribunal Oral en lo Criminal Federal, donde se tramitará el tercer juicio que se realizará contra los represores en Tucumán. El segundo, referido a la megacausa de la ex Jefatura de Policía, se iniciará recién el 16 de febrero de 2010, y el primero se realizó en agosto de 2008, cuando Bussi y Menéndez fueron condenados a prisión perpetua por la desaparición del ex senador provincial Guillermo Vargas Aignasse.
(Fuente:Rdendh).

LA FIESTA INVISIBLE.

Por Sandra Russo
Hay un país a la vista que tiene la piel irritada. Ese país, ese lado del país, ese costado, es el de exhibición permanente. La parte por el todo, metonimia. No a todos los sectores ni a todas las interpretaciones del país se las cuelga de la misma cantidad de ventanas. Hay una banda de sonido permanente en los medios, música funcional, que refuerza la idea de que la que cantamos es una mala canción.
Los grandes medios, después de la promulgación de la ley, han perdido todo decoro. El relato alcanza niveles de ficción tan fuertes que a Mauricio Macri no le parece disparatado sugerir que fue Kirchner el que mandó a pinchar los teléfonos. Hay dirigentes de la oposición que denuncian que están entrando armas a Ciudad Oculta y al día siguiente, después de haberlo amplificado hasta el hartazgo, el coro trágico se pone a hablar de otra cosa.
Todo pasa, todo pasa, viajamos en un tiempo que es una calesita, giramos por los insultos más fuertes que se hayan escuchado en democracia, por las acusaciones más canallas que después se olvidan, bebemos la bilis de los oradores, la danza de los fantasmas, la queja perenne, la distorsión maníaca. El debate político se presenta como un combate con vencedores y vencidos. Es imperioso sembrar la desconfianza. Elisa Carrió también dice que el poder está “usurpado”. Todo se escucha como lluvia: somos quien oye llover.
Los periodistas hemos quedado a los dos lados del río y llueven los cascotazos. Es difícil soportarse, entre unos y otros, y a uno mismo. La vida se volvió incómoda. Está plagada de ráfagas de indignación. Quizá por suerte seamos muy poco corporativos y no hayamos entrado en la Danza de los Colegas cuando llegó el momento de tomar posición. Nunca fuimos neutrales, después de todo. No tenemos manera. Estamos condenados, como todos, a las perspectivas.
Dicen que hay mucha gente que tiene mucho miedo, que los mozos y las mucamas se han vuelto sospechosos. El público de Mirtha Legrand lo cree. Ella se manifiesta así. Y por qué no habría que creerle. Hay mucha gente asustada. Pero no se entiende muy bien qué les da miedo. Cuál es el objeto de su revulsión.
Y sin embargo, en el medio de este tole tole que nos tiene a todos unidos por el agotamiento, pasan cosas sorprendentes. Cinco millones de niños hijos de desocupados o trabajadores informales tendrán un ingreso mínimo. Lo que vale una camisa en un negocio del Alto Palermo. Una tajadita. Una bienvenida a la vida, reconociéndoles lo que hoy no se les reconoce: que son personas. Las más débiles. Las que hoy mismo, como antes sus padres y sus madres, no tienen mucha conciencia del avasallamiento del que son víctimas constantes. El hambre es un crimen, sostienen los Niños del Pueblo de la CTA y las organizaciones sociales. Y qué hay con las organizaciones sociales, que algunos están descubriendo ahora, después de varios años sin piquetes. Ellas son las que más han hecho por los pobres que nos dejó el menemato. Ellas son los mismos pobres organizados. Algo de eso es lo que tiene alteradas a las señoras. Porque una cosa es ayudar a los pobres y otra que a los grasitas se les ocurra disputar poder. Las señoras no se lo plantean en estos términos. El antiperonismo tiene un fuerte carácter esteticista. Lo negro en general espanta. La política se vuelve estomacal: lo blanco no traga a lo negro.
Los spots contra la ley de medios siguen tronando en la pantalla y ahora vendrá la SIP a darles la razón a los ofendidos, y muchos insistirán en que en la Argentina no hay libertad de prensa, mientras siguen con su relato de Guerra Fría. El Estado totalitario que oprime la libertad de expresión. Esta semana me llegó por correo el libro de Pascual Serrano Desinformación. Cómo los medios ocultan el mundo. Tiene prólogo de Ignacio Ramonet. El punto de vista es muy interesante. Tanto Ramonet como Serrano se preguntan cómo funciona la censura en democracia. Me permito introducir este gran tema, el primero que ocultan los medios. No es ninguna casualidad que todavía mantengamos tan obstinadamente en la cabeza un fantasma más compatible con la ex Europa del Este que con la actual América latina. ¿Cómo funciona la censura en democracia?
En todo el mundo, los medios están viviendo un fenomenal proceso de concentración. El poder que disputan no es tan mal visto como el que disputan los grasitas. Los propios medios se encargan de que su causa y su inercia, que es la concentración, sea una causa humanista. En nombre de la libertad de expresión la Fox quiere convencer a los norteamericanos de que Obama quiere alinearse con Chávez.
“Es obvio que la censura ya no funciona por restricción, o por amputación, o por supresión, como lo hace en países donde se mata o se encarcela a los periodistas o se cierra un periódico”, dice Ramonet. Y vuelve a preguntarse lo mismo que Serrano: ¿Cómo funciona la censura en democracia? El libro entero es un intento de respuesta. Pero admite Ramonet que “lo que sí ocurre es que hay mucha información que no circula, porque hay sobreinformación. Hay tanta, que la misma información nos impide –como un biombo o una barrera– acceder a la información que nos interesa”.
Puede que cada tanto nos embargue la sensación de que estamos viviendo momentos de una intensidad impensada, y que esa sensación se alimente con las sensaciones de otros. No había pasado antes que la pobreza fuera utilizada como una chicana más, como la perenne y evidente prueba de un fracaso. Tampoco había pasado que un guante como ése fuera recogido tan pronto, y que de esta coreografía estúpida que baila la oposición de derecha finalmente salieran los primeros pasos de millones de niños hacia el horizonte de su propia ciudadanía.
(Fuente:Pagina12).

AVALARON LA EXTRADICCIÓN A LA ARGENTINA DE JULIO ALBERTO POCH.

Otro vuelo sobre el océano
El gobierno español aprobó la continuidad del proceso para extraditar al ex piloto de la Armada detenido por su participación en los vuelos de la muerte. Se estima que su traslado al país podría concretarse dentro de los próximos dos meses.
Julio Alberto Poch, detenido en España por confesar su actuación en los vuelos de la muerte.
Por Diego Martínez
La posibilidad real de juzgar a un piloto de la Armada por arrojar a personas vivas al vacío desde aviones militares comienza a tomar forma. El Consejo de Ministros del gobierno de España aprobó ayer la continuidad del proceso de extradición a la Argentina del teniente de fragata retirado Julio Alberto Poch, detenido hace cuarenta días en el aeropuerto de Valencia, durante una escala de su último vuelo antes de jubilarse como comandante de la aerolínea holandesa Transavia. La decisión de la administración del socialista José Luis Rodríguez Zapatero pone fin a la estrategia del abogado Gerard Spong, prominente defensor de causas impopulares, quien con el argumento de la doble ciudadanía reclamaba la extradición de su cliente a Holanda. Fuentes judiciales consultadas por Página/12 evalúan que el próximo vuelo de Poch sobre el océano Atlántico, ya no como piloto, se concretará dentro de los próximos dos meses.




Poch es el primer militar argentino detenido por confesar su actuación en los vuelos de la muerte, método probado por la ciencia a partir del estudio de los cadáveres que el mar devolvió y aplicado por las tres Fuerzas Armadas con el visto bueno de la jerarquía católica, según declaró Adolfo Scilingo. Su relato ocurrió en un restaurante de la isla de Bali, en Indonesia, luego de que sus compañeros calificaran de “régimen criminal” a la dictadura argentina, tema sensible en el Reino de los Países Bajos por el caso de Jorge Zorreguieta, ex funcionario del dictador Jorge Rafael Videla y padre de una joven que se casó y tuvo hijos con el príncipe de Holanda. A diferencia de lo que ocurre en las aerolíneas argentinas, que en los ’80 se nutrieron de pilotos y mecánicos militares, los holandeses no dudaron en denunciarlo a la Justicia. “Era mi obligación como persona y ciudadano del mundo”, explicó Geert Geroen Engelkes, ex jefe de Poch.




La investigación del fiscal Ward Ferdinandusse, que incluyó una semana de trabajo en la Argentina, derivó el año pasado en el pedido de detención del juez federal Sergio Torres, a cargo de la megacausa ESMA, quien antes se trasladó a Holanda para escuchar a los testigos. La captura de Poch se concretó el 22 de septiembre en España. El 6 de octubre declaró ante Eloy Velasco, juez de la Audiencia Nacional. Dijo que “no tuvo nada que ver” con la desaparición de personas. Un día después la embajada argentina en Madrid hizo entrega del exhorto diplomático que ratificó el pedido de extradición y ayer el gobierno de España dio su visto bueno.




La defensa de Poch en Europa estuvo a cargo del penalista Gerard Spong, famoso por el patrocinio de narcotraficantes, del futbolista Patrick Kluivert en una causa por violación y de Bin Laden en un show televisivo. La estrategia de Spong apuntó a lograr la extradición a Holanda. El abogado viajó a Madrid y se paseó por los medios para machacar con la obligación de los Países Bajos de reclamar la repatriación del piloto. “En la Argentina podría estar cinco años sin condena”, advirtió, y amenazó con demandar al ministro de Justicia Hirsch Ballin si no hacía lugar al pedido. Agregó que Poch fue piloto naval, pero sólo de aviones de guerra. “En un cazabombarderos sólo caben dos personas, ambos pilotos”, dijo.




La estrategia incluyó a la esposa del marino, Elsa Margarita Nyborg Andersen, quien en precario holandés concedió una entrevista a un programa de televisión. “Mi esposo nunca voló ese tipo de aviones. Nunca estuvo en la ESMA. Siempre vivimos en Punta Indio y en Bahía Blanca”, dijo, tal vez ignorando que durante la dictadura la Armada les mentía a las familias de oficiales y suboficiales sobre destinos y misiones. Pese a que admitió que dos años atrás Transavia interrogó a Poch sobre los vuelos de la muerte, aseguró que la detención “fue una sorpresa”. La señora no aceptó ser entrevistada por este diario. Hace dos semanas renegó de la “cobertura sensacionalista” del caso en Holanda y prometió analizar la rigurosidad de las notas de Página/12 antes de responder preguntas. Ayer prefirió no emitir comentarios. Sólo dijo que no podía hablar por consejo del abogado argentino Gerardo Ibáñez, quien ya se presentó en el juzgado de Torres con una autorización de su nuevo cliente.
(Fuente:Pagina12).

OBREROS CERAMISTAS DESAPARECIDOS-1976/77.

Obreros ceramistas desaparecidos-1976/1977-
Zona Norte Gran Buenos Aires.

Abadía Crespo Dominga.
Romero Faustino.
Abadía Crespo Felicidad.
Ozeldín Jorge.
Villanueva Ramón Pablo.
Cardozo Sofía Tomasa.
Ponce José.
Panizza Juan Carlos.
Scarpalo Salvador Miguel.
Notaliberto Ismael.
Puente Elba María.
Palavecino Francisco.



Si conociste a otros trabajadores ceramistas de la Zona de Villa Adelina, Fábricas Lozadur y Cattáneo, si trabajaste con ellos, si eras vecino, amigo, compañero de escuela :
Comunicate con: ceramistaszm@gmail.com
(Fuente:Pedro Scher).