16 de enero de 2017

DECLARACIONES DE ESTELA DE CARLOTTO.

16.01.2017 
DECLARACIONES 
Carlotto: “Hay una persecución política tremenda a la ex Presidenta” 
Estela de Carlotto denunció persecución y hostigamiento por parte del actual Gobierno a la ex presidenta Cristina Fernández y a Néstor Kirchner: "Si pudieran hacerlo resucitar para meterlo en la cárcel, lo harían", aseguró. Además destacó el avance "a pasos agigantados" de Argentina durante los últimos años en materia de DDHH.

La presidenta de Abuelas de Plaza de Mayo, Estela de Carlotto, opinó sobre el Gobierno de Mauricio Macri y su política en Derechos Humanos.En una entrevista con el diario El País, reconocío doce años de avances y advirtió: "Cuando esta gente que gobierna hoy dice que los Kirchner nos utilizaron, yo digo que, al contrario, nosotras utilizamos a los Kirchner, porque conocíamos su sensibilidad para estos temas"

Al ser consultada respecto de las acusaciones que recibió la ex Presidenta Cristina Fernández, Carlotto apuntó directamente al Gobierno de Cambiemos: "Creo que es injusto. Acá hay una persecución política tremenda a la ex presidenta Cristina y a Néstor, si pudieran hacerlo resucitar para meterlo en la cárcel, lo harían".

"Argentina es un modelo para el mundo por estar juzgando y condenando en tribunales comunes a los genocidas. Somos conscientes que acá se avanzó a pasos agigantados al lado de la región", señaló la presidenta de Abuelas de Plaza de Mayo.

Sin embargo, acusó al gobierno de Mauricio Macri de querer "olvidar" el pasado, ya que "discutieron el número de desaparecidos". Por último, destacó el accionar del papa Francisco, al considerar que desde que asumió "hay un cambio muy grande" en la Iglesia, ya que esa institución "nunca" las ayudó en la búsqueda de los nietos apropiados, "salvo siete obispos que se jugaron la vida, el resto era silencio o complicidad", sostuvo.
Fuente:PoliticaArgentina

YO SOBREVIVÍ A LA DICTADURA.

Yo sobreviví a la dictadura

La Esma, donde se torturaba a la gente, hoy es un museo. 
FOTOS Cortesía Museo sitio memoria esma
Las torturas durante la dictadura argentina fueron constantes y no se han esclarecido del todo. Un sobreviviente narra los padecimientos que se vivieron en un centro de estos en Buenos Aires.

“Por este lugar pasaban los desaparecidos, los llevaban hasta la enfermería a través de esta escalera que era denominada la ‘escalera de los traslados’. Iban adormecidos hasta el lugar donde estaban los camiones. De ahí a los vuelos de la muerte”.

El relato se escucha más intenso y doloroso porque ocurre precisamente en la Esma, la Escuela Mecánica de la Armada Argentina, el símbolo por excelencia de la tortura durante la dictadura en el cono sur. El lugar donde, según datos oficiales, fueron detenidas 5 mil personas y desde el cual la mayoría salían pensando que serían liberadas y en cambio, eran lanzadas desde aviones al océano.

Entre el público, un hombre menudo de chaqueta negra, jeans y cola de caballo escucha atento. Para su desgracia, Ricardo Coquet conoce cada palmo de ese lugar

“En este rincón- señala Coquet- se hacía Informe Cero, una revista que después se distribuía en Europa tratando de demostrar que en Argentina se respetaban los derechos humanos. Aquí también- y muestra otro lugar- se daba el traslado de los compañeros”, narra el hombre que sobrevivió a las torturas en este centro de detención ilegal, hoy convertido en Sitio de Memoria.

Junto a él está Maco Somigliana, del Equipo Argentino de Antropología Forense, quienes identificaron los restos de personas que habían sido lanzadas desde los aviones y cuyos cuerpos aparecieron en las costas argentinas y uruguayas.

Es sábado y en la Esma hace frío. La Escuela de Mecánica es un lugar que se siente helado, quizá por lo que allí ocurrió. Tiene un sótano donde se realizaban las torturas, habitaciones vacías, donde se atendían los partos de las embarazadas secuestradas, un zarzo conocido como el sector de capuchas o ‘dormitorios’. Es un espacio donde compartían la muerte y la vida de muchos niños que, ahora se sabe, fueron robados por los militares; y está a unos metros de una ruidosa vía principal de Buenos Aires.

La Esma es también el lugar donde el gobierno del saliente Barack Obama le acaba de entregar a Argentina 500 documentos desclasificados de la CIA sobre la participación de Estados Unidos en la dictadura; y el sitio donde un sábado de cada mes se hace un recorrido íntimo con alguno de sus sobrevivientes.

Soy testigo 
Ricardo Coquet era el número 896. Fue secuestrado en 1977 cuando salía de una confitería de un barrio céntrico de Buenos Aires junto a un primo suyo y llevados en Ford Falcon hasta la Esma.

Era carpintero y diagramador y, a sus 24 años, integraba la Juventud Universitaria Peronista de la Facultad de Medicina de la U. de Buenos Aires.

“Me recibieron con paso de corriente en los genitales, la boca, el cuerpo”, narró Coquet ante la justicia donde aporta información para la megacausa judicial que tiene a varios militares procesados.

Estuvo ahí entre el 10 de marzo de 1977 y el 3 de diciembre de 1978, continúa, su relato mientras camina por la Esma. “Me hacían confeccionar organigramas con las personas que pertenecían a la organización Montoneros. Después la tarea se fue sofisticando y participé en la diagramación de documentos falsos, cédulas de identidad, banderas”.

Sobrevivió, como dice, porque después de la tortura y haberse tomado una pastilla de cianuro que solían usar los detenidos, encontró la veta de la vida. “Me tomo la pastilla y quedo vivo, entonces veo que hay una veta. La veta es estar vivo. Después de eso, mi cabeza no estuvo más en morir”.

Tal vez por eso Coquet prefiere que lo llamen testigo y no sobreviviente. De hecho, su testimonio ha servido en la causa en la que ha aportado información sobre las embarazadas, el secuestro de dos monjas francesas y los vuelos de la muerte.

Actualmente, de acuerdo con la Esma, hay 63 militares imputados, 8 de los procesados son juzgados por los vuelos de la muerte y son 789 víctimas las incluidas en el juicio. En total, junto con Coquet, son 830 los testigos que declaran en la causa.

El juicio se reanuda en febrero cuando la defensa de los imputados podrá hacer sus alegatos y el público general podrá asistir a ellos, porque en Argentina esta es una herida aún viva.

“Es bueno ser testigo aunque me gustaría poder abrazar a todos los compañeros que no están. Ahora nos abrazamos todos y seguimos”, remató Coquet al finalizar el recorrido.
Fuente:CColombiano

LA CÓMODA VIDA DEL REPRESOR RODOLFO WAGNER EN ESPAÑA.

Un coronel argentino buscado por torturas y homicidios encuentra su santuario en España
EL ESPAÑOL descubre la cómoda vida en Madrid de Rodolfo Wagner, reclamado por 48 presuntos delitos en su país.

Rodolfo Wagner paseando por las calles de Madrid.
ALEJANDRO REQUEIJO @Alex_Requeijo 
DANIEL MONTERO @monteroblog 
MARÍA PERAL @Maria_peral 
16.01.2017 
Es una mañana cualquiera de invierno en Madrid. El cielo está soleado, aunque hace frío. Jorge Pedro Rodolfo Wagner dedica el tiempo a hacer recados por su barrio, una zona de alto nivel de la capital de España. Muy lejos quedan los tiempos en los que integró el temido Destacamento Militar de Inteligencia número 144 en su país, Argentina. Se trata de una unidad que desempeñó un rol protagonista en la represión de los movimientos opositores a la dictadura militar del país sudamericano entre los años 1976 y 1983, según la Justicia argentina.

Aparentemente ajeno a todo aquello, Wagner se baja de su Wolfsgwagen color azul para hacer unas gestiones en el banco, bromea con el empleado de la ventanilla al que confirma el origen que delata su marcado acento. Viste pantalón oscuro y un polo que cubre con un abrigo. Las canas tiñen de blanco una tupida cabellera.

A nadie le llama la atención su presencia. En apariencia, es un jubilado más de los muchos que a esas horas pasean por la calle. Pero sobre el papel, es un militar investigado en Argentina por 48 presuntos crímenes. Casi medio centenar de torturas, homicidios y secuestros de los que Wagner es, al menos, sospechoso. Y que por el momento seguirán sin respuesta, ya que la Audiencia Nacional ha decidido no extraditarle.

Sobre el currículum de Wagner pesan nueve acusaciones de privación abusiva de libertad, otras nueve acusaciones de homicidio, doce de torturas, cuatro de robo… y así hasta un total de 48 hechos delictivos cometidos presuntamente sobre un total de 27 víctimas, algunas aún desaparecidas. Están los hermanos Juan Félix y Hugo Alfredo Talquenca, también los hermanos Vivian y Raúl Aqcuaviva, Hector Pablo Granis, Blanca Santamaría... En la lista hay hasta 15 mujeres.

ORDEN DE ARRESTO EN 2015 
De espaldas a estos nombres, Wagner lleva años residiendo en Madrid, con una vida anónima y sin que nadie se percatara de su presencia. Hasta que un día la Policía llamó a su puerta. Varios agentes procedieron a su detención en cumplimiento de una orden de arresto internacional cursada en 2015. “¿Son ustedes de Interpol?”, preguntó el excoronel de las Fuerzas Armadas argentinas.

Wagner intuía por qué estaba siendo detenido, tanto que aseguró a los agentes que otros compañeros suyos ya habían sido arrestados antes por los mismos hechos. No se molestó siquiera en ocultar su pasado como miembro de una Unidad de Inteligencia del Ejército argentino.
El coronel argentino sale de hacer recados en el banco.
El exmilitar argentino tiene una versión distinta de los hechos. La relata de mala gana, a mitad de camino entre la indignación y el cansancio: “Es completamente falso, no vale la pena seguir hablando de nada de esto, no va a llegar a nada en limpio”. “No me investigue, no se lo voy a permitir ”, avisa antes de zanjar la conversación con EL ESPAÑOL.

EL DÍA DE SU DETENCIÓN
Su detención tuvo lugar el 9 de marzo del año pasado. Esa mañana la Policía española atendió una reclamación del Juzgado Federal de Mendoza número 1 que dirige el juez Walter Bento. El tribunal le investiga desde 2014 por presuntos delitos de homicidio, privación ilegítima de libertad y tormentos (torturas).

A las 13.15 horas de ese día ingresó en los calabozos de la Comisaría General de Información, en el complejo policial de Canillas del barrio madrileño de Hortaleza. Antes tuvo que hacer escala en un centro de salud en la cercana calle de Mar Báltico, ya que Wagner padece una grave enfermedad.

Su hijo, su esposa y su abogado (todos en España) fueron avisados del arresto del cabeza de familia. Tras pasar la noche detenido, al día siguiente fue puesto a disposición de la Audiencia Nacional y horas después quedó en libertad. Tan sólo se le retiró el pasaporte (Wagner también tiene nacionalidad alemana) y se le impuso la obligación de acudir a firmar todos los días al Juzgado. Luego esa medida se relajó a una vez a la semana por motivos de salud.

Posiblemente sea la última vez que Wagner se encuentre retenido pues la Justicia española denegó en septiembre su extradición. La Audiencia Nacional no es que le considere inocente de los graves crímenes de los que se le acusa en su país, sino que ni siquiera entró a valorarlos porque considera que han prescrito. Para él, todo quedó en un susto y España se ha convertido definitivamente así en su auténtico refugio.

39 AÑOS EN EL EJÉRCITO
El mes de febrero de 1997, el jefe del Estado Mayor del Ejército Argentino firmó su retiro voluntario “con goce del cien por ciento del haber mensual grado y suplementos generales que percibe” después de 39 años, ocho meses y nueve días en el Ejército. Este retiro en España, lejos de su pasado, comenzó en el año 2011, momento en el que se empadronó en Madrid, quizá huyendo de una investigación judicial iniciada dos años antes.

Desde entonces vive en un espaciado piso de 191 metros cuadrados, en la zona norte de Madrid, muy próximo al Hospital Ramón y Cajal y a las cuatro Torres de Plaza de Castilla. Valorado en más de medio millón de euros, sólo el salón de la vivienda ya ocupa 50 metros cuadrados y cuenta con una terraza acristalada. La casa tiene cuatro dormitorios, dos baños y un aseo. En las zonas comunes hay amplios jardines y piscina privada. Junto a la finca hay un quiosco y un acogedor restaurante con una terraza en la que casi siempre hay clientes. La familia Wagner cuenta con varias propiedades inmobiliarias en la misma calle. Tiene cuatro nietos de los cuales dos son españoles.

El abuelo Jorge está investigado junto a otros militares en la causa FMZ 14000591/2009, la que afecta a las actividades del Destacamento de Inteligencia 144. Según la documentación remitida por Argentina, esas actividades consistían en “la persecución a civiles por motivos políticos mediante la perpetración de detenciones en condiciones inhumanas, interrogatorio bajo la aplicación de torturas, la desaparición de personas y asesinatos”.

Las autoridades argentinas apuntan a que Wagner actuó en estos delitos “en calidad de autor mediato, todo ello basado en el abuso de la autoridad que le fuera conferida en razón de su cargo, ejerciendo violencia para lograr el éxito de la medida en la que habría intervenido y utilizando los medios, personal militar y de seguridad de la organización estatal establecida para la lucha contra la subversión”.
Wagner recorriendo las calles de su barrio. 
SEÑALADO POR UN COMISARIO 
Para sustentar esta afirmación la investigación ha tenido en cuenta la declaración judicial que prestó Pedro Antonio Dante Sánchez Camargo, comisario general en su día de la Policía de Mendoza, que nombró a Wagner como una de las personas que se encargaba de los interrogatorios. Esas declaraciones las realizó en 1987, cinco años después del final de la dictadura militar.

"Mire, espere, no, escúcheme -Wagner interrumpe las preguntas en su conversación con este periódico-. No hacíamos ningún interrogatorio en el Destacamento, ni siquiera eso es lo que dijo Sánchez Camargo. Primero lea bien y después podemos empezar a hablar, pero si me trae información falsa... él no dijo eso, está encarando mal la investigación, reúna datos reales, yo a Sánchez Camargo solo lo vi una vez y no tengo nada que ver con él, a mí nunca me citaron de ningún juzgado por eso".

El coronel remite a su abogado las preguntas de EL ESPAÑOL al tiempo que acusa a Sánchez Camarga (ya fallecido) de mentir. "Con que consiga en la Audiencia Nacional las cosas que salieron en el juicio mío ya está todo ahí", añade. Este periódico ha tenido acceso al escrito que presentó su abogado para rechazar la extradición a Argentina. 

"INTERVENÍA EN LOS INTERROGATORIOS" 
Es su propio letrado quien hace alusión a las declaraciones de Sánchez Camargo, aunque para poner en valor que las realizó hace décadas sin que hasta ahora hayan supuesto ninguna incidencia contra su cliente. "Entiende esta representación que la mera mención de su nombre y del hecho que 'intervenía en los interrogatorios' no fue considerada base suficiente".

La vista de extradición en la Audiencia Nacional se celebró el 15 de septiembre de 2016. Allí estaba presente el abogado de Wagner, perteneciente a uno de los despachos más exclusivos de España. Defendió su oposición a que su cliente regresara a Argentina y sus argumentos fueron atendidos por la Sección Tercera de la Sala de lo Penal. De nada sirvió que la Fiscalía defendiese la extradición por considerar los hechos un caso de genocidio y por tanto sin posibilidad de prescripción.

El auto del tribunal sostuvo que los hechos investigados abarcan hasta 1983, por lo que “opera el instituto de la prescripción (artículo 131.1 del Código Penal español) habida cuenta que a la fecha en la que se dirigió el procedimiento contra el imputado habían transcurrido más de 20 años”. Tampoco apreció delito de genocidio ya que “exige la destrucción de un grupo nacional, étnico, racial o religioso”. A su juicio, tampoco habría sido posible la extradición por Lesa Humanidad. Recuerda la Audiencia Nacional que la legislación española introdujo esa figura en 2003, mucho después de los hechos y “no es posible aplicar retroactivamente la norma”.

Wagner admite haber estado sirviendo en el Destacamento de Inteligencia 144 como jefe de la sección de comando y servicios”, pero dice que sólo hasta el 5 de enero de 1977, cuando le destinaron a Buenos Aires. Su abogado aporta este dato porque en la documentación remitida por Argentina no se detalla en qué momento concreto se produjeron los presuntos crímenes. Añade en su defensa que era el “oficial de menor jerarquía en la escala de mandos”

A este ex militar, nacido en la provincia de Santa Fe hace casi 72 años, le bastará con no salir nunca de España para no tener que responder ante el juez de los presuntos delitos que cometió hace décadas. Podrá seguir parándose a conversar amigablemente con sus vecinos y saludar al portero de la finca en la que vive cada vez que salga a pasear. El exmilitar argentino no será extraditado a su país.
El exmilitar argentino no será extraditado a su país.
Fuente:ElEspañol

OPINIÓN.

Una crítica de la serie “Llámame Francisco” 

Mi amigo Fernández Baraibar me acercó este artículo de Aldo Duzdevich sobre la miniserie de Netflix. En este blog (ni en ningún otro lado) me dedico a la crítica de cine. Ni tampoco analizo, salvo alguna referencia casual, las series, y a los sitios como Netflix que las distribuyen (Tal vez debería hacerlo: son un hecho nuevo, y poderoso, en la conciencia del espectador global. No haré el esfuerzo en verano, seguro). 

Debo aclarar que tengo algunas reservas con lo que Aldo dice sobre la “culpa del sobreviviente”; es algo muy real -lo tengo claro- pero subjetivo. Uno es un sobreviviente también; todos los argentinos que hacían política en ese tiempo lo son, o pueden sentirse así. Pero las culpas y las responsabilidades creo que deben ser algo más concreto. Pero eso es para otro posteo, tampoco en verano. 

Como sea, aquí hay algunas reflexiones profundas y valiosas sobre Bergoglio, sobre los ’70, y lo que significará para más de 100 millones de expectadores la historia de un papa peronista. Les propongo que lo lean: 

“La serie de cuatro capítulos, está basada en una investigación de Martín Salinas, sobre la vida de Jorge Bergoglio. En materia de libros esto sería una “biografía autorizada”. Es decir que el protagonista de la historia: hoy Francisco, conoció y aprobó en términos generales su contenido. Tiene como protagonista a Rodrigo De la Serna, y fue dirigida por el italiano Daniele Luchetti. Como película para mi gusto es excelente, actores, fotografía, recreación de época, música, todo. Pero bueno, lo mío no es el cine; el motivo de la nota es hablar de su contenido, no de sus formas. 

Un papa peronista
La película arranca mostrando a un Jorge muy joven que todavía no ingresó al seminario y allí viene la primera sorpresa fuerte. Un grupo de amigos en un bar, le cuestionan cómo él, siendo peronista, se va a hacer cura. Luego sigue una discusión con otro grupo de antiperonistas, y Jorge copa la parada recibiendo un cachetazo. 

Me detuve allí, y me cayó la ficha… o más bien varios kilos de fichas por la cabeza. 

Están mostrando al papa, al líder espiritual más importante de Occidente, diciendo que en su juventud era peronista; la pucha… es pesado eso. Honestamente creo que en el peronismo, salvo algunos pocos dirigentes como Eduardo Valdez o Guillermo Moreno, que lo apoyaron desde el primer día, los demás todavía no tomaron noción de la trascendencia universal de este hecho. 

Y, que hoy, 75 millones de espectadores de 130 países, puedan ver esta serie y enterarse que el papa era (o es) peronista; es un tema grueso, merecedor de muchos análisis. 

Pero bueno, mientras Bergoglio era nombrado papa y el Tercer Mundo festejaba, nosotros estábamos enredados en el desconcierto del desconocimiento, y en los editoriales de 6-7-8 y Página 12. 

La cosa se aclaró un poco cuando Cristina viajó a Roma, lo abrazó, e inició un fuerte vínculo que no había existido antes. Pero, una gran mayoría de militantes quedó rumiando por lo bajo. 

De inmediato, la serie salta al segundo tema: la dictadura militar, y el papel de Bergoglio durante la misma, que es en verdad “el tema” de la película. Dos tercios de la serie están concentrados en esta etapa. 

La dictadura en su dimensión más cruel
Muchos de nosotros, ya hemos visto algunas películasque retratan la ferocidad del terrorismo de Estado. Pero creo que por primera vez se van a ver en el mundo escenas prolijamente recreadas de lo que fue la represión ilegal en Argentina. El asesinato de dos curas en La Rioja, el crimen de Angelelli, las salas de tortura de la Esma, los vuelos de la muerte. Todo relatado en un lenguaje cinematográfico respetuoso de las víctimas, pero fiel reflejo de la crueldad con que se cometieron.

Este es un punto a favor de la serie. En momentos en que se intenta retroceder en materia de derechos humanos, esta película cuyo contenido fue implícitamente avalado por Francisco, muestra en toda su dimensión el salvajismo del régimen militar; y, además, castiga con nombre y apellido a la jerarquía eclesiástica de la época.

Francisco y la culpa del sobreviviente 
“Y ahora, los que estamos vivos, y aquí enteros, después de habernos muerto de miedo, muertos de vergüenza por no estar muertos, mientras otros morían de verdad (…) La jerarquía me saco de la cárcel en Abril, después de tan solo 9 días de preso; pero mucho menos logró para miles que no aparecen más…; yo siento la vergüenza de estar vivo”. Estas palabras pertenecen a otro cura, el padre Jorge Galli, detenido el 24 de marzo en la capilla de un humilde barrio de Pergamino. Quien lo rescató fue el obispo Ponce de León, (asesinado tiempo después en un “accidente de tránsito”). Galli, a diferencia de Bergoglio, había sido un activo militante de la Resistencia Peronista y jefe de Montoneros hasta febrero de 1974, en que rompió con la organización. “La vergüenza de estar vivo,repite Galli varias veces en esa carta que escribió muchos años después. 

Entre las heridas profundas que el genocidio dejó clavadas en la sociedad argentina, existe una, poco tratada por la literatura: la culpa del sobreviviente.

Como sobrevivientes entendemos como aquellas personas que en los años ‘70 tuvieron una militancia política dentro, o cercana a los grupos armados, u otras que por su rol social estuvieron muy cerca de la tragedia. 

La mayoría de los sobrevivientes cargan con su cruz. Por lo que hicieron para salvar sus vidas, por lo que no pudieron hacer para salvar a los demás, por el dolor que produjeron en sus familias. Siempre algo está dando vueltas en la conciencia de los viejos militantes. 

Llegada la democracia y expuesto el horror de la represión, también la sociedad, la opinión pública dirigió su mirada sutilmente acusadora hacia los sobrevivientes. Y del “algo habrán hecho”, que justifico la represión, se pasó al “algo habrán hecho” para que hoy, estén vivos.  
Ejemplos sobran, y voy a contar algunos casos sin dar sus nombres. 

Hace poco en un reportaje radial, una de las adolescentes que fue secuestrada y liberada en el conocido episodio de “la noche de los lápices”, se deshacía dando explicaciones de por qué está con vida: “nunca entendí por qué, después de la tortura, a mi me liberaron, y a mis amigas no”, decía. 

Un conocido escritor e intelectual peronista, que fue detenido y liberado a los dos meses sin pasar por la Esma, todavía sufre la culpa del “algo habrá hecho” para que lo liberen. Conozco varios compañeros de pueblos chicos, que me han contado lo difícil que ha sido, cruzarse durante años, con la mirada interrogante de los familiares de sus amigos desaparecidos. El único fugado de la Esma, todavía es tratado de traidor por algunos ex-prisioneros y por otros que no lo son. Y tal vez el relato más dramático, se puede leer en el libro “Putas y Guerrilleras”, testimonio de mujeres que salvaron su vida acostándose con sus carceleros. 

Y ¿por qué esta larga introducción? Porque el padre Jorge Bergoglio, por el rol social que tuvo en la época, por la cercanía con personas de su afecto que sufrieron la represión, por lo que hizo para salvar unos pocos y lo que no pudo hacer para salvar a muchos más, pertenece a este colectivo social argentino de los sobrevivientes con culpa. Y con un agravante; mientras fue Bergoglio nadie se ocupó de revisar mucho su pasado; pero al convertirse en Francisco, en nuestro país se alzaron voces muy calificadas, acusándolo de ser colaborador con la dictadura. 

Por mi tarea de investigar y escribir sobre los ‘70, cuando conozco algún compañero nuevo que me cuenta su historia, lo primero que hace, sin que yo lo pida, es dar largas explicaciones sobre cómo hizo para “zafar”, palabra que usamos los ex militantes para explicar por qué estamos vivos; algo tan normal para el común de los mortales. Y volviendo a Francisco, creo que esta biografía autorizada hecha película, es su larga explicación que ya nadie le pide, pero que él, necesitaba dar. 

Enjuiciando a Bergoglio 
En general a esto se dedican muchos periodistas, pero ya que me permiten el acceso a un medio, no puedo dejar pasar la oportunidad de juzgar, cual tribunal inquisidor, nada menos que a un papa. 

Voy a tomar el relato acusatorio realizado por el periodista Horacio Verbistky en su nota en Página 12 del 2 de enero titulada “La mala conciencia del pontífice”. 

Arranca diciendo “sorprende que el telefilm no se centre en su gestión papal sino en episodios de su juventud en la Argentina y en especial en su comportamiento como Superior Provincial de la Compañía de Jesús durante los años de la última dictadura”. Comparto. Dos tercios de la serie están dedicados a cuatro años de su vida. Sigue: “la serie falsifica los hechos para presentar al protagonista como un héroe de la resistencia a aquel gobierno”. Bueno, yo no vi eso en la película. Se ve a un cura algo burocrático, muy mesurado, exageradamente prudente, temeroso, que solo da ayuda a unos pocos, que por amistad y/o por su condición de buen samaritano no podía negar. 

Luego sigue la nota refiriéndose a “tergiversaciones” sobre fechas o filiaciones políticas, todos temas que en parte pueden ser intencionales y en parte son las licencias que se toman los autores cuando hacen ficción basados en hechos reales.

En realidad lo más importante de la acusación es el papel de Bergoglio ante el secuestro de dos sacerdotes jesuitas: Orlando Yorio y Francisco Jalics. Tema sobre el cual volveremos. 

La primera parte de la pregunta ¿cómo zafaste?, estaría respondida por la posición política de Jorge Bergoglio que es visible en la película. Cuando arranca y lo muestran como peronista, no es más que eso. Un joven que se dice peronista tal vez más por entorno y tradición familiar que por vocación de militancia política.

Jorge Bergoglio ingresó al seminario de Villa Devoto en 1958 pero sólo hizo allí su primer año. Este seminario fue cuna de lo mejor de la iglesia progresista y revolucionaria. Su rector Eduardo Pironio propició una gran apertura teológica y pastoral. Allí daban clases personalidades como Lucio Gera, Rafael Tello, Miguel Mascialino y Jorge Mejía. Pasaron por sus aulas Carlos Mugica, Alejandro Mayol, Rodolfo Riciardelli, Jorge Galli y un grupo de seminaristas que dejaron los hábitos para fundar las Fuerzas Armadas Peronistas, FAP. Seguramente el joven Bergoglio se cruzó en los pasillos y conoció a muchos de ellos. Pero, se hizo jesuita, no se integró a los curas del Tercer Mundo, ni mucho menos a alguna organización vinculada a la lucha armada.

¿Podemos juzgarlo mal por esto? Bueno, para quienes consideran que el único compromiso real y verdadero era la lucha armada, seguramente sí. Pero, para quienes aún habiendo alentado y participado de la violencia revolucionaria, entendemos que fuimos una pequeña parte de un todo muchísimo más amplio, que es la lucha del pueblo por su liberación, ya no juzgamos con la vara de los “elegidos” a quienes no lo hicieron.

Bergoglio, entonces, fue en los ‘70, un cura jesuita que por historia y formación intelectual simpatizaba con el peronismo. A quien a los 36 años le dieron un alto cargo en su congregación y se dedicó desde allí a su labor pastoral. Por lo tanto nada hacía prever que fuese asesinado o desaparecido, ni tampoco que encabezara la lucha contra la dictadura en 1976.

Podemos pensar que desde la protección que le daba el cargo, podría haber hecho más. Aunque a Ponce y Angelelli no les alcanzó la protección de Dios ni del cargo de obispo. 

¿Bergoglio tuvo miedo? Y… sí. Todos tuvimos miedo. Mucho miedo. ¿Qué creemos? ¿Que los 30 mil no tuvieron miedo? Hay que meterse en la piel de los militantes de las organizaciones armadas, que a partir del 24 de marzo sufrieron un verdadera cacería, en la cual lo más temido eran los “dedos” o las citas cantadas, es decir los propios amigos y compañeros que quebrada su condición humana se transformaban en delatores y cazadores de su propia gente.

¿Por qué no hizo más? ¿Por qué consintió a las jerarquías? ¿Por qué no se fue de la Iglesia? Tal vez en la última parte del film Francisco responde alguna de estas preguntas. Allí se lo ve convenciendo al padre Pepe Di Paola para que abandone la Villa 21-24 tras ser amenazado por los narcos. Llama a una joven de la villa y le pregunta “Amanda decime: ¿vos preferís al padre Pepe mártir en una estampita o así de carne y hueso para que los case?”. Ella responde: “así” y sigue: “estampitas, santos, vírgenes, mártires hay muchos ¿no? demasiados…”. 

Algunos de los que critican a Francisco, cuando les tocó proteger a su gente, no eligieron salvarlos sino empujarlos a convertirse en más, y más mártires.

El secuestro de los sacerdotes Yorio y Jalics 
El 23 de mayo de 1976 los sacerdotes jesuitas Orlando Yorio y Francisco Jalics fueron secuestrados por el ejército en la villa del Bajo Flores, meses después fueron liberados en cercanías de Cañuelas. Podría tratarse de alguno de los miles de casos similares, pero su particularidad es que pertenecían a la orden jesuita cuyo “Provincial” era en ese momento Jorge Bergoglio. 

Verbistky escribió una serie de notas acusando a Bergoglio de ser quien denunció ante los militares a ambos curas. Yorio falleció en agosto del 2000 y dejo una carta de 1977 dirigida al superior de la orden donde hace un extenso relato sobre su labor pastoral y de su compleja relación con Bergoglio y otros integrantes del clero. De ella se puede deducir que la relación entre ambos no era la mejor y que se sintió defraudado o no acompañado; pero en ningún momento da a entender que el responsable de su secuestro fue Bergoglio y sí afirma que, al ser liberado, éste se ocupo de conseguir documentos y pasajes para sacarlo del país.

Francisco Jalics vive en Alemania e hizo público un comunicado desmintiendo que acuse a Bergoglio de ser su denunciante.

Horacio Verbistky en su última nota ya no dice que los mandó a secuestrar, sino que lo acusa de haberlos separado de la orden jesuita a ambos y considera que eso los dejó sin protección a merced de la represión. Este hecho, que está contado en la película, es bien diferente a denunciarlos. Y, por otro lado es difícil explicar cuál sería la protección que brindaba ser jesuita y no cura común, si a los militares no les tembló el pulso para asesinar dos obispos. 

Grave fue, en esos años, para los cuadros militantes, quedar sin protección de su organización armada. Un clandestino que quedaba sin casa, sin dinero y sin una red que lo contenga, era presa fácil de los cazadores de hombres. Esto le sucedió a centenares de jóvenes. A Carlos Labolita (secuestrado el 25-04-76) y su mujer, a quienes los Kirchner dieron cobijo en La Plata, la organización Montoneros los había dejado sin casa y sin dinero. El mismo Rodolfo Walsh estaba “desenganchado” y según Verbistky cayó por culpa de Miguel Bonasso, que no le llevó los pasajes para salir del país. A lo que Bonasso responde que en realidad Verbistky era doble agente de la Aeronáutica y mandó presos a sus compañeros incluyendo a Walsh.

Como vemos, en esta última controversia pública entre dos importantes personajes de los ‘70 las sospechosas sombras del “algo habrán hecho” para estar vivos, se extienden como una gran mancha que no deja libre ni al papa, ni tampoco a sus detractores”.
Fuente:ElBlogdeAbel
Envío:AexPPCdba.

OPINIÓN.

Emergencia social, gobierno y organizaciones sociales ¿Migajas? 

La movilización del 18 de noviembre por la Ley de Emergencia Social generó el debate en torno al acuerdo logrado entre el gobierno nacional y las organizaciones sociales y piqueteras. Alejandro Grimson reflexiona en este artículo sobre la importancia de la movilización en su etapa defensiva, la unidad del campo popular y el debate político acerca de cómo organizarse para frenar, y luego derrotar, al neoliberalismo y sus políticas. 
Por Alejandro Grimson* (para La Tecl@ Eñe) 
El debate sobre la movilización del 18 de noviembre, sobre la Ley de Emergencia Social y sobre el acuerdo entre el gobierno y movimientos sociales, muestra de modo transparente la relevancia del diagnóstico para poder establecer una estrategia política adecuada a la etapa histórica. La idea de que Macri es la dictadura del 76 tiene cuatro problemas graves: destruye la idea de “terrorismo de Estado”, viola el principio de respetar las decisiones a través del voto, incomunica a quienes sostienen esa tesis con la población que sí sabe qué fue la dictadura y, cuarto, se traduce en una estrategia política que lleva a la derrota política frente al macrismo.

Quienes creen que este gobierno es realmente como el de 1976 no saben lo que fue la dictadura. Y como se ha mostrado tantas veces en la historia, una caracterización equivocada conlleva una política equivocada. Está claro que están sucediendo cosas gravísimas en la Argentina, tanto en la vuelta del liberalismo económico que sí tiene similitudes con todos los momentos similares de nuestra historia, como en el plano de los presos políticos y muchos otros elementos. Pero si estas políticas pueden quedarse por varios años en la Argentina (y esto es totalmente factible) no será por un sistema de terrorismo de Estado, sino por la combinación de la habilidad política del gobierno y la incapacidad de los amplios sectores que nos oponemos al neoliberalismo de formular una alternativa política capaz de vencerlo en las urnas.

El 10 de diciembre de 2015 cambió la etapa histórica de la Argentina y comenzó una ofensiva neoliberal. Sin embargo, esa ofensiva se encontró con una sociedad organizada y movilizada que produjo grandes protestas por reclamos sociales en las calles el 29 de abril, en la Marcha Federal, en la Marcha de San Cayetano, contra los tarifazos, por la Emergencia Social y muchas otras. Todas esas movilizaciones fueron de carácter defensivo, es decir, procurando reducir o detener el aumento del desempleo, de la pobreza y de la desigualdad. Si esas movilizaciones no se hubieran producido el gobierno hubiera avanzado mucho más con sus políticas de recorte del poder adquisitivo de la población. Avanzó, tuvo logros, pero menos de los que hubiera querido y de lo que pretende. Existe un “tira y afloje”, está abierta la disputa social. El gobierno tuvo un triunfo electoral pero no pudo hasta ahora producir una derrota social que liquide la capacidad de movilización. 

Los participantes y los dirigentes de esas movilizaciones expresaron la diversidad del campo popular, del movimiento obrero y de los movimientos sociales. Diferencias políticas, de formas de organización, de tradiciones. Por ahora existe un abismo entre esa capacidad de movilización social y su potencial representación política. El error político más grave que se puede cometer es que las diferencias entre las organizaciones y los dirigentes impida comprender que esas movilizaciones (y otras, como las universitarias y científicas, las del frutazo o los veredazos) tensionan la relación de fuerzas con la política neoliberal. Por ello mismo, cada lucha de trabajadores registrados, de trabajadores de la economía popular, de mujeres, de estudiantes, de pequeños comerciantes y empresarios, son la base sobre la cual los argentinos han reaccionado y están dificultando la aplicación del plan económico. 

En el plano de las organizaciones sindicales la mayoría ha procurado reducir al mínimo la caída salarial. Algunas han conseguido más y otras menos. Pero ni los sindicatos más combativos están de huelga por tiempo indeterminado. Simplemente porque sus dirigentes saben que en esta coyuntura esa dinámica podría favorecer al gobierno si logra imprimirles una derrota. Así que cada gremio, de modos muy diferentes, ha buscado dar cuenta de su capacidad de movilización y ha firmado acuerdos paritarios. Algunos de ellos contemplaban cláusulas gatillo que han generado el fin de “la tregua” que implica todo acuerdo paritario. Y han tenido suerte diversa en los nuevos conflictos.

¿En qué época de la Argentina, en qué país del mundo, los trabajadores y sectores populares frente a una ofensiva política del capitalismo concentrado han renunciado a la lucha para reducir los daños que esa política produce en todos los aspectos? Por el contrario, en etapas ofensivas los sectores populares logran politizar más sus demandas, apuntando a transformaciones mayores. En etapas defensivas siempre han buscado reducir los daños, obstaculizar el avance del ajuste contra los derechos. En distintos momentos de la historia argentina los logros de esa movilización popular han sido muy distintos: reducir los despidos, reducir la caída salarial, reducir la exclusión, impedir el desalojo, etc. Algún sector de la izquierda clásica puede haber usado una y mil veces el término “migajas” para aludir a esos logros, a veces modestos, pero muy relevantes.

"El error político más grave que se puede cometer es que las diferencias entre las organizaciones y los dirigentes impida comprender que esas movilizaciones tensionan la relación de fuerzas con la política neoliberal. Por ello mismo, cada lucha de trabajadores registrados, de trabajadores de la economía popular, de mujeres, de estudiantes, de pequeños comerciantes y empresarios, son la base sobre la cual los argentinos han reaccionado y están dificultando la aplicación del plan económico." 

Ahora, qué es realmente una “migaja” depende del punto de vista de cada uno. Para algunos, dos puntos más de paritaria, la AUH, los aumentos de las jubilaciones fueron “migajas”. Para otros, reducir los despidos, los planes trabajar de los 90, el Plan Jefas y Jefes o la Emergencia social fueron migajas. No hay nada que realmente sea o no sea una migaja, “objetivamente”. Depende para quién. Y depende de la relación de fuerzas. Pero cuando ciertas movilizaciones logran reducir los daños del neoliberalismo, los que dicen que se trata sólo de “migajas” siempre tienen una característica: no dirigen un sindicato o un movimiento social que consiga lo que ellos exigen que se consiga. Ya sabemos, mejor que decir es hacer. Cuidado, cuidado, cuidado con caer en el sectarismo.

Las luchas reivindicativas y las luchas políticas están inexorablemente relacionadas. El reclamo de “Pan”, a veces literal, a veces metafórico, ha generado en algunos casos inmensas transformaciones sociales. Porque sólo a través de ellas algo tan elemental como la alimentación es posible. Cuando los más humildes, los trabajadores, los excluidos, las clases medias sienten una ofensiva económica y política tratan de movilizarse como pueden, con las organizaciones y dirigentes que tienen. Y sólo a veces inventan otras nuevas. Tan cruciales son las luchas defensivas que el plan menemista de los noventa sólo fue factible después de derrotar las luchas de ferroviarios y telefónicos. Y al derrotar las luchas defensivas, el neoliberalismo se quedó por más de una década y llevó al país a tasas de desocupación que aún no hemos alcanzado. Todos recordarán que eran más que los votos de Néstor Kirchner.

Esas luchas en aquel momento fueron derrotadas porque quedaron aisladas producto de la fragmentación organizacional y política. Contribuir a la fragmentación de las luchas defensivas por disputas entre organizaciones políticas torna imperioso que recordemos que “primero la patria”. El otro. 

Por eso, resulta imperioso tener cuidado de caer en esos lugares comunes tan conocidos de afirmar que los trabajadores y los pobres van a una marcha por el chori y la coca, que son llevados, que no saben pensar, que son manipulados, que no son sujetos. Si dirigentes con los que vos disentís producen una gran movilización popular y tienen logros que reducen el daño neoliberal, hay que tener cautela y evitar que tu crítica a uno u otro dirigente estén por encima de un logro de la movilización popular. Porque por encima de cualquier logro popular, de cualquier derecho o de cualquier forma de mitigar la destrucción neoliberal, no hay nada. 

Mientras la fragmentación política reinante augura neoliberalismo para rato, necesitamos luchar por todos los derechos y por dificultar el avance económico y político hegemónico. Primero porque queremos menos pobreza ahora, menos desigualdad ahora. Incluso si eso fuera imposible, para eso nos organizamos y para eso luchamos. Porque si es imposible, eso politizará el conflicto. Y si algunos logros son posibles, eso fortalecerá la experiencia de lucha y de organización popular.

En esta etapa habrá que combinar antiguas y nuevas estrategias. Se intentó con la Ley Antidespidos y no funcionó. Se intentó con la Ley de Emergencia Social y algo se ha logrado. No conviene menospreciarlo. Se impone reivindicar aquello que es producto de la lucha. Y no conformarse, porque no alcanza. Es necesario, pero no suficiente. Porque vamos a luchar por todos los derechos. Porque la ofensiva sigue. Y porque sólo si la revertimos podremos luchar por nuestros sueños. 

Tenemos muchos desafíos. Tendríamos que dividir el mundo en función de proyectos políticos, a favor o en contra del neoliberalismo. No se puede dejar de discutir el modelo neoliberal. En términos de proyecto y en sus efectos concretos sobre nuestras vidas y nuestros derechos. El debate político y las fragilidades requieren que seamos cuidadosos al usar categorías morales. La verdad es que esta etapa neoliberal sólo va a llegar a su fin cuando aquellos que soñamos con mayor igualdad, más justicia social, más democracia, más participación, podamos confluir en un proyecto de país que enamore a las grandes mayorías. Toda esa multiplicidad deberá articularse si se desea detener políticamente el proyecto neoliberal. Preguntarse por qué hay neoliberales que participaron de los gobiernos anteriores es relevante. Pero aquellos que son parte del heterogéneo campo popular y progresista deben conversar y construir acuerdos, paso a paso. Sin menospreciarse ni insultarse, evitando heridas irreparables. Porque con división el neoliberalismo saldrá fortalecido. Y está en todas nuestras manos estar menos enojados y politizar el debate. Buenos Aires, 30 de noviembre de 2016 
*Doctor en Antropología por la Universidad de Brasilia. Investigador del CONICET y docente del Instituto de Altos Estudios Sociales (IDAES) de la UNSAM.
Fuente:LaTeclaÑ
Envío:AexPPCdba.

MILAGRO SALA.

MILAGRO SALA 
Se cumple un año de que Milagro Sala está presa 

El video que pide su liberación y que no haya más presos políticos en el país. 
15 DE ENERO 2017 
Un nuevo video pide por la liberación de Milagro Sala. Mañana se cumple un año de que fue privada de su libertad. En este video, creado por quien lleva adelante la campaña mediática que pide por su libertad, Majo Malvares, se encuentran personalidades políticas que piden por la libertad de la líder de la Tupac Amaru y además pide que no haya más presos políticos.
Fuente:ElDestape




Milagro Sala cumple un año encarcelada bajo el régimen del gobernador Gerardo Morales 
Lunes 16 de Enero
Se realizarán distintas manifestaciones en todo el país. El ex juez Zaffaroni participará de una conferencia de prensa sobre la situación de la dirigente.
Milagro Sala cumple un año encarcelada bajo el régimen del gobernador Gerardo Morales Más delgada, recibiendo adhesiones de distintos sectores y esperando el comienzo del próximo juicio que tiene preparado el Poder Judicial de Jujuy, Milagro Sala cumple hoy un año encarcelada por al régimen que el gobernador Gerardo Morales instauró en la provincia de Jujuy desde el primer minuto de su mandato.

Una de las actividades que se realizarán en el día de hoy por tal motivo es una conferencia de prensa organizada por el Comité por la Liberación de la Dirigente Social Milagro Sala. Será en la Ciudad de Buenos Aires, mientras que en Jujuy se llevará a cabo una olla popular.

La conferencia será a las 11 en la sede porteña de la Tupac (San José y México), en tanto frente al Penal de Mujeres N°3 en el barrio jujeño de Alto Comedero, donde está alojada Sala, se realizará una olla popular.

Del encuentro con la prensa participarán el ex juez de la Corte Eugenio Raúl Zaffaroni, la dirigente de Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora Taty Almeida; el periodista y presidente del Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS) Horacio Verbitsky; el titular de la CTA, Hugo Yasky y el líder de Suteba, Roberto Baradel, entre otros.

Sala fue detenida el 16 de enero de 2016 en su casa de San Salvador, donde le allanaron la vivienda y fue imputada por "instigación al delito y tumultos", a causa de haber encabezado un acampe frente a la Casa de Gobierno de Jujuy en diciembre de 2015 en rechazo al reordenamiento de la distribución de subsidios a cooperativas que ordenó Morales en cuanto asumió.

Luego, la Justicia mantuvo la prisión preventiva por los supuestos delitos de enriquecimiento ilícito y defraudación al Estado, por el presunto desvío de fondos nacionales destinados a la construcción de viviendas.
Fuente:InfoNews



16 de enero de 2017
A UN AÑO DE LA DETENCIÓN DE MILAGRO SALA 
Un reclamo que rompió las fronteras de Jujuy y el país
El Comité por la Libertad de Milagro Sala se conformó en marzo y desde entonces se expandió dentro y fuera de la Argentina, marcando con diferentes iniciativas la relación entre la persecución a la dirigente social y las violaciones a los derechos humanos.
Las imágenes publicadas en estas páginas forman parte de la campaña Todxs somos Milagro.

En el penal del Alto Comedero, cuatro mujeres del Sindicato Argentino de Televisión le contaban a Milagro Sala noticias de las últimas acciones. “En los ‘90 buscábamos líderes sociales –les dijo ella– y hoy mirá, están todos organizados.” Fue antes de Navidad. Poco después entró a visitarla el ex juez de la Corte Suprema Raúl Zaffaroni, que varias veces le dijo que ella ya no era ella. Que su figura había roto las fronteras de Jujuy y hasta de la región para entrar en el mapa de los líderes globales. Hoy se cumple un año de su detención en Jujuy. Zaffaroni es uno de los presidentes honorarios del Comité por la Libertad de Milagro Sala, un espacio de solidaridad política que desde el nombre buscó rápidamente dejar en claro la continuidad entre la detención de la dirigente social y las políticas represivas de la dictadura. La historia y evolución de los comités que hoy alcanzan al número de 61 son una historia en paralelo sobre ese cruce de fronteras de Milagro Sala, pero también sobre la construcción de los efectos y posibilidades de la organización. Con carácter movimientista, los Comités se expandieron en todo el país, y también en Francia, Italia, España, Bélgica, Suiza, Canadá y Estados Unidos. Desarrollan murales callejeros y acciones para interpelar a las figuras del gobierno nacional cuando se mueven adentro o afuera del país. La resolución del Grupo de Trabajo de Detenciones Arbitrarias de la ONU marcó en su evolución, un momento de expansión. Mientras se multiplicaba el número de adhesiones, creció el acercamiento de líderes de la región y de un nuevo tipo de líderes locales de espacios divergentes. En ese tiempo hubo pronunciamientos de Evo Morales, Dilma Rousseff, Lula da Silva. Y, fronteras adentro, de referentes del PJ, de la CGT y hasta del Frente Renovador, e incluso de sectores de la izquierda menos afines a la Túpac Amaru.

El Comité por la Libertad de Milagro Sala tiene entre sus presidentes honorarios a Estela de Carlotto, Piedad Córdoba y Baltasar Garzón. Y es uno de los espacios desde donde se desarrollaron las acciones más emblemáticas a lo largo de este año. En Francia, una interpelación al secretario de Derechos Humanos, Claudio Avruj. En Ginebra, Suiza, una acción callejera. En Italia rodearon a Mauricio Macri con carteles. En la AMIA, esperaron a Gerardo Morales. En la ex ESMA, rodearon al fiscal Mariano Miranda. También parte de este espacio en movimiento activó una acción en el último Consejo Federal de Derechos Humanos, que no había puesto en agenda la detención de Milagro Sala. En Montreal, Canadá, hoy harán una conferencia de prensa en conexión con Buenos Aires. Y también son quienes cuentan adhesiones de Evo Morales, Dilma Rousseff, Lula da Silva, Pepe Mujica y Alvaro García Linera.

El origen de los comités es de marzo de 2016 en el marco del Día Internacional de la Mujer. El nombre empezó a pronunciarse entre un grupo de mujeres bajo el rayo del sol en el acceso al penal del Alto Comedero. Estela Díaz era secretaria de Igualdad de Género de la CTA. Y una de las mujeres de esa hilera. “La primera acción que dio nacimiento al Comité es el Día Internacional de las Mujeres –cuenta– cuando sacamos un comunicado de apoyo con la firma de 200 referentes mujeres de todo el arco político, social, académico y religioso. Esa acción incluyó una visita a Milagro. Por entonces, decíamos que no podía haber Día de la Mujer que no tomara a la primera presa política en democracia como mujer, dirigente y líder indígena”.

Allí también estaban muchas otras. Mara Brawer, Elena Naddeo, Marta Alanis, de Católicas por el Derecho a Decidir, Victoria Montenegro, María Rachid, Adela Segarra y más. Comenzaron a preguntarse por acciones a futuro y una forma de definir un frente de distintas trayectorias. ¿Comité?, dijo una. “¿Por qué no?, así se llamaban las organizaciones de solidaridad que surgieron en dictadura”. Esa tarde, anunciaron la creación en una conferencia. “Mientras esperábamos la visita, a muchas de nosotras esta situación nos trajo un deja vu –explicó Segarra–, una rememoración de lo que fue la dictadura. Van a cumplirse 40 años de la dictadura cívico militar y nosotros pensábamos que después de tanta lucha nunca nos íbamos a imaginar que a pocos días de asumir este gobierno iba a haber una primera presa política.”

La historia continuó con la presentación en el Congreso. Y el lanzamiento de la primera acción llamada Cien murales por Milagro. Rápidamente, lo territorial confluyó con lo jurídico, un escenario que incluyó una presentación sobre las irregularidades de la detención ante el Relator Especial sobre la Situación de los Derechos Humanos de la ONU, Michel Forst. Siguió una huelga de hambre en Plaza de Mayo, a la que sumaron a 80 sacerdotes, y el logro de que se levantara la incomunicación y el castigo sobre Milagro. Se hicieron asambleas y movilizaciones. Y finalmente el 11 de julio, un primer encuentro nacional de Comités en Jujuy, cuando ya eran 25 comités, se relanzó la Tupac Amaru, se acordaron líneas de acción a largo plazo y se discutió una política de crecimiento.

“Pero el momento sin duda bisagra de este proceso en términos de adhesiones fue la declaración del Grupo de Trabajo de Naciones Unidas –continúa Estela Díaz–, sobre todo en el nivel de las voces plurales que comenzaron a acercarse. Comenzaron a llegar adhesiones de personas que tal vez tenían diferencias políticas o dudaban por la cercanía de la Tupac con el kirchnerismo. Allí se notó que esto ya no es una cuestión de determinada militancia, sino que lo dice un organismo de derechos humanos, internacional y de prestigio. Es el momento que hasta los propios radicales tienen posiciones ambiguas, como (Ricardo) Gil Lavedra. Y empiezan a verse fisuras en el gobierno nacional y en términos de adhesiones, si hasta ese momento nos llegaban tres o cuatro por día, comenzaron a llegar más de quince”.

Entre los efectos de la resolución, cambió el humor en la calle con otra recepción en las mesas de recolección de firmas. Explotan las redes cuando hay una noticia vinculada a Milagro, un dato que también es parte de un trabajo en la política de comunicación. A partir de ese mes de julio, esto fue una de las prioridades de los comités. Construir comunicación a través de redes, campañas cortas con imagen y consignas y una web con piezas de libre distribución: “Entendimos que era importante que todos puedan difundir lo que sucede en las causas porque gran parte del problema que tenemos es la estigmatización y el cerco de información”, agrega Díaz.

En paralelo a las denuncias ante organismos internacionales que iban haciendo las organizaciones de derechos humanos como el CELS, Amnistía Internacional y Andhes, el Comité se distribuyó otras tareas. Al comienzo, Estela Díaz y Mara Brawer quedaron en la coordinación. Surgieron diferentes comisiones: la parlamentaria, con Juliana Di Tullio; la jurídica, con Eduardo Tavani y Aníbal Ibarra; y la de asuntos internacionales, con Elena Naddeo, entre muchísimos nombres. En julio surgió la comisión de comunicación, a cargo de la Facultad de Periodismo de La Plata, Cynthia García y Sabrina Roth. Y ahora está tomando forma la de finanzas, para atender la situación de detenidos, detenidas y sus familias.

“Al analizar todo el proceso podemos decir que rápidamente la imagen de Milagro explotó asociada a la lucha por la defensa de los derechos humanos, a partir de esto que es parte de nuestra cultura y de nuestra historia. Y con el correr del tiempo todo tomó un carácter movimientista. Por eso –sigue Estela Díaz–, desde el Comité por la Libertad siempre estamos entre lo que podemos organizar y todo aquello que fluye y desborda todo el tiempo.”
Fuente:Pagina12



Se realizan 365 cortes por los 365 días de detención de Milagro Sala
16 ENERO 2017 

Se cumple un año de la detención arbitraria de la referente de la organización Tupac Amaru, Milagro Sala.

Para sumarse al reclamo de su liberación, el Frente por el Trabajo y la Dignidad Milagro Sala realiza este lunes 365 cortes en distintos puntos de la Argentina.

El Frente está constituido por los Comité por la Liberación de Milagro Sala de todo el país, las dos CTA y organizaciones políticas, sindicales y sociales de todo el país.

Los cortes se llevarán a cabo a partir de las 13, la hora en que Sala fue detenida aquel sábado por la policía de Jujuy del gobernador radical Gerardo Morales, con el apoyo político del Gobierno nacional, encabezado por el presidente Mauricio Macri. Serán en el Puente Pueyrredón, en Avellaneda, en la intersección entre La Matanza y la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, y en numerosos municipios bonaerenses como Moreno, Quilmes, Berazategui, Florencio Varela y Almirante Brown, entre otros, además de en barrios porteños.

En el resto del país, habrá movida en las provincias de Santa Fe, Córdoba y Corrientes, y varias en la Patagonia. En Jujuy, en tanto, se realizará una olla popular frente al Penal de Alto Comedero, donde se encuentra privada de su libertad de manera autoritaria y en una clara violación a los principios constitucionales, la dirigente social Milagro Sala. Distintos organismos internacionales, como la Comisión de Derechos Humanos de la ONU, Amnistía Internacional, OEA, la Comisión Interamericana de DD.HH, el Parlamento Europeo, ANDHES, entre otros, además de personalidades internacionales y organismos nacionales como el CELS, Correpi y movimientos sociales y políticos, reclaman su urgente liberación



Sala cumple un año detenida: conferencia de prensa de personalidades y olla popular 
15 ENERO 2017 

Raúl Zaffaroni, Horacio Verbitsky, Julio Maier, Alberto Rodríguez Saa y Taty Almeida son algunas de las muchas personalidades de la justicia, de organizaciones sindicales, sociales y políticas, y de medios, entre otros ámbitos, que participan este lunes de una conferencia de prensa que organiza el Comité por la Libertad de Milagro Sala, al cumplirse un año de la detención de la dirigente social. El encuentro será en la sede porteña de la Tupac, mientras que en Jujuy se realiza un acto con olla popular frente al penal de Alto Comedero.

La coordinación general del Comité por la Libertad de Milagro Sala convocó para las 11 de este lunes en la sede de la organización barrial ubicada en la esquina de San José y México, en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Allí informarán sobre las actividades que se llevarán adelante en distintos puntos para reafirmar el reclamo de liberación de la diputada del Parlasur, detenida el 16 de enero de 2016 y desde entonces privada de su libertad

Participarán dirigentes de organismos de Derechos Humanos, gremiales, politicos, sociales, juristas, académicos y culturales, entre ellos, Taty Almeida, de Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora; Julio Maier, abogado profesor emérito de la Universidad de Buenos Aires; Eugenio Raúl Zaffaroni, juez de la Corte Interamericana de Derechos Humanos; Alicia Ruiz, jueza del Tribunal Superior de Justicia de CABA, y el presidente del Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS), Horacio Verbitsky.

Estarán también Elizabeth Gómez Alcorta y Luis Paz, abogados representantes de Milagro Sala.

Por parte del Comité, estarán Estela Díaz, secretaria de Igualdad de Género de la CTA; Mara Brawer, del PJ Capital; Alejandro Garfagnini, coordinador nacional de la Tupac Amaru; el abogado Eduardo Tavani; Pablo Lucione, de SiTraJu-CGT; Iván Wrobel, de ATE Capital; la periodista Cynthia García, y Ricardo Carrizo, de Curas en Opción por los Pobres.
Las distintas filiales del Comité han organizado actividades en otros puntos del país, incluidos cortes o permanencias en rutas. En la Capital Federal se realizará una movilización en el Puente Pueyrredon, a las 13.30 horas.

En tanto, frente al penal de mujeres ubicado en el barrio de Alto Comedero, la filial jujeña del Comité por la Libertad de Milagro Sala realizará una olla popular.

Todos los que adhieren 
Confirmaron su presencia en la conferencia de prensa Taty Almeida, de Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora; Eugenio Raúl Zaffaroni, juez de la Corte Interamericana de Derechos Humanos; Julio Maier, abogado profesor emérito de la Universidad de Buenos Aires; Alicia Ruiz, jueza del Tribunal Superior de Justicia de la CABA e integrante de Justicia Legítima; Horacio Verbitsky, presidente del CELS; Elizabeth Gómez Alcorta y Luis Paz, del equipo de abogados defensores de Milagro Sala; el abogado Pablo Llonto; los diputados del Parlasur Julia Perie, Víctor Santa María y Eduardo Valdés (FPV), y Fernanda Gil Lozano (Frente Renovador); el gobernador de San Luis, Alberto Rodríguez Saa; Mario Secco, intendente de Ensenada y presidente del Frente Grande; los diputados nacionales Edgardo Depetri, Josefina González, Mayra Mendoza y Carlos Castagneto (FPV) y Araceli Ferreyra y Silvia Horne (Peronismo Para la Victoria).

Por la coordinación general del Comité: Estela Díaz, secretaria de Igualdad de Género de la CTA; Mara Brawer (PJ Capital); Alejandro Garfagnini, coordinador nacional de la Tupac Amaru; los abogados Eduardo Tavani y Aníbal Ibarra; Maria Elena Naddeo (APDH); Pablo Lucione (SiTraJu-CGT); Iván Wrobel (ATE Capital); la periodista Cynthia García; Carlos Pisoni, de HIJOS, y Ricardo Carrizo, de Curas en Opción por los Pobres.

Del ámbito gremial, por parte de la CTA: Hugo Yasky, secretario general; Pedro Wasiejko y Jorge Hoffman, secretarios adjuntos, y Roberto Baradel, Eduardo López, Carlos Girotti, Gustavo Rollandi, Beto Pianelli y Victorio Paulon, de la Mesa Nacional; Daniel Perez Gullen, secretario adjunto CTA Pcia. de Buenos Aires; Carlos Monestes, CABA; Andres Bercum, segretario general SITUBA-CTA, y Pipi González, de AGTSyP-Subte. También Daniel Catalano, secretario general de ATE Capital, y Paciano Ocampo, de la Corriente Politica y Social Germán Abdala.

Por la CGT estarán Hector Amichetti, secretario general de la Federación Gráfica; Vanesa Siley, secretaria general de SiTraJu; Víctor Carricarte, secretario general de la Asociación de Empleados de Farmacia, y Walter Correa, secretario general del Sindicato de Obreros del Cuero.

Por las organizaciones sociales: Frente por el Trabajo y la Dignidad Milagro Sala, integrado por Cristian Miño, de la CNCT; Eduardo Montes, de FETRAES; Germán Lovari, de la CTD Aníbal Verón; Fernando Gómez, de Descamisados; Juan Pablo Odezaile, de Militancia Popular; Leopoldo Rodríguez, de Unidos y Organizados; Duilio Quiroga, del Frente Transversal; Gabriel Berrozpe, de Compromiso Social; Claudio Rial, de Unión Nacional de Clubes de Barrio; Omar Pereyra, del Movimiento Villero; Nair Abad, del Frente Ciudadano Somos Patria; Lionel Stiglitz, de la Agrupación Villera Piquetera; Nicolás Arias, de Patria Justa; Sergio López Mandri, de SUTPLA, y la Tupac Amaru.

También estará presente Francisco Paco Oliveiras, de Curas en Opción por los Pobres, y Federico Tonarelli, presidente de la Federación Argentina de Cooperativistas de Trabajadores Autogestionados y vicepresidente del Hotel Bauen.

Del ámbito político: Miguel Funes, Karina Nazabal, Gabriel Fucks y Lorena Pokoik (La Cámpora); Horacio Pietragalla, secretario de Derechos Humanos de Santa Cruz; los concejales Susana Repetto (Nuevo Encuentro) y Hernán Letcher (Unidos y Organizados); el secretario de Derechos Humanos de Avellaneda, Claudio Yacoy; Alejandro Topo Rodríguez, jefe de gabinete del Municipio de La Matanza; Leopoldo Moreau y Leandro Santoro (Movimiento Nacional Alfonsinista); Gabriela Cerruti (Nuevo Encuentro); Daniel Gollán, exministro de Salud; Judith Said, del Instituto Patria; Gildo Onorato y Sebastián Demiryi (Movimiento Evita); Victoria Montenegro (Kolina); Carlos Raimundi y Damián Rilo (Solidaridad Más Igualdad); Fernando Esteche, Gabriel Mariotto y Luis D'Elía (Miles y Tierra, Techo y Trabajo); Juan Carlos Junio, secretario general del Partido Solidario; Víctor Kot (PC); dirigentes del MST y del PTS; Fernando Gómez (Corriente Peronista Descamisados); Analía Iraola (Frente Ciudadano Somos Patria); Rosana Merlos (Movimiento Mayo); Rodolfo Casals (Espacio Popular); Griselda Peri (Mirada Peronista); la diputada nacional mandato cumplido Claudia Bernazza (FPV); Juan Marino (Tendencia Piquetera Revolucionaria); Pablo Sercovich (Círculo Plaza de Mayo y Red de Construcción Ciudadana); Gabriela Tozoroni (Agrupación Lucía Cullen), y Carolina Almeijeira (Yegüitas K), entre muchos otros referentes de diversos espacios politicos comprometidos con la democracia que también repudian la privación ilegal de la libertad de Milagro Sala. 

Derechos humanos: integrantes de HIJOS Capital; Elsa Usandizaga y Diego Pereyra (APDH); Bicky López y Mario Clavell, ex presos políticos; Hector Fracchischetti (Familiares y Compañeros de los 12 de la Santa Cruz); Claudio Morresi (Familiares de Desaparecidos y Detenidos por Razones Políticas); José Schulman, secretario nacional de la Liga Argentina por los Derechos del Hombre; Adriana Kwater y Daniel Gusinsky (Llamamiento Argentino Judío); Luis Franc, Nuria García y Elsa Zilber (Convivencia Alef).

Espacio academico y de organizaciones estudiantiles: Florencia Saintout, decana de la Facultad de Comunicacion de la UNLP; Alejandra Wagner, decana de Trabajo Social de la UNLP; Graciela Morgade, decana de la Facultad de Filosofia y Letras de la UBA; Américo Cristófalo, vicedecano de la misma institución; Mateo Camagnucci, presidente de la Federacion Universitaria de La Plata; integrantes de la conducción del FULP, del Frente Patriotico Milagro Sala, de Miles y ENPL; María Isabel Bertolotto, secretaria académica de la Facultad de Sociales-UBA, y Tomás Reneboldi, de la FUBA.

Tambien participarán los periodistas Sandra Russo y Thelma Luzzani, y los artistas Teresa Parodi, Lola Berthet, Conrado Geiguer y Paola Barrientos, y Luis Alí, de la Asociación Argentina de Actores.

Además enviaron sus adhesiones: Verónica Magario, intendenta de La Matanza; los diputados nacionales Hector Recalde, presidente del bloque del FPV-PJ; Guillermo Carmona y Carlos Heller, también presidente del Partido Solidario; Daniel Filmus, diputado del Parlasur; RCA Rosario; Fernando Gómez (Corriente Peronista Descamisados); Héctor "Gallego" Fernández, secretario general Organización Nacional Peronismo Militante; Itaí Hagman; Hugo Muleiro (COMUNA); Juan Pablo Cafiero, diputado nacional mandato cumplido; Coalición por una Comunicación Democrática; la Comisión de Derechos Humanos "Pancho Soares" de Tigre; Mario Giorgi, de Radio del Plata; Adriana Martín, de la Asociación Exdetenidos Desaparecidos Mansión Seré y zona Oeste; Los Hijos de Juana; Agrupación Isauro Arancibia; Adrián Lutvak, de la FUBA; La Azul, de Trabajo Social-CABA; Asociación Seré por la Memoria y la Vida; Frente de Mujeres del Partido Solidario; Guido Saccal, y Martha Linares
Fuente:elSubmarino

DIFUSIÓN.

El REPRO: una eliminación de hecho

"Todo el tiempo estamos viendo qué podemos hacer para mantener el empleo. Jorge Triaca trabaja veinte horas por día y está viendo con diferentes instrumentos, como los Repro (Programa de Recuperación Productiva), resolviendo trabas”.
Mauricio Macri, 22/03/2016
  • Desde la asunción de Cambiemos, los REPRO (Programa de Recuperación Productiva sostenido por el Ministerio de Trabajo, Empleo y Seguridad Social -MTEySS-) han tenido un recorte significativo, dedicándole en recursos menos de un tercio de lo aplicado en 2015 (de $1.174.092.576 a $359.756.000 en 2016).
  • Lo mismo ha sucedido con la cantidad de prestaciones (cantidad pagos totales en concepto de REPRO). De un total de 756.487 en 2015, se redujeron a 123.056, una merma de 84%. También se vieron reducidas la cantidad de empresas alcanzadas: de 402 en 2015 a 89 en 2016, una disminución de 79%.
  • La evolución de montos de REPRO durante el gobierno anterior daba cuenta de un comportamiento “tijera” con respecto a la evolución del empleo: una relación inversa. A menos empleo, mas REPRO, y viceversa. En efecto, a partir de 2009 la cantidad de empleados registrados se incrementa cada año mientras que se reduce el valor real de los montos liquidados (actualizados a salarios de 2009, según la variación de las remuneraciones promedio en base a SIPA), aunque la disminución tiene lugar con menor intensidad en la medida que aumenta la variación de la cantidad de empleados. Por ejemplo, en 2011 el aumento de empleados es 4,62% y los montos de REPRO se reducen 52,68%, mientras que en 2012 el aumento es menor, de 1,34% y por ende la reducción del REPRO es también menor, 21,11%.
  • Sin embargo, en 2016 sucede lo contrario: el empleo se retrae y lo mismo ocurre con montos y prestaciones de REPRO. La variación de trabajadores registrados tiene valores negativos por primera vez en todo el periodo analizado, de 0,79%, y el REPRO deja de funcionar como herramienta contracíclica: sufre una profunda caída de la variación real de los montos liquidados en REPRO, de 76,94%.  
  • A modo enunciativo, en el informe se detallan casos de empresas del ramo industrial que recibieron REPRO durante 2015 y que, ante la finalización del REPRO en 2016 conjugada con la modificación del contexto macroeconómico (convirtiéndolo en un escenario adverso para fines productivos), despidieron o suspendieron trabajadores en el último año. Es el caso de las textiles Herzo, Guilford, Karavell e Hilados, las firmas de autopartes Montich y Gestamp, la metalúrgica Finpak, y la empresa de curtiembre Sadesa.
  • Otras firmas (textiles Enod y Colortex, empresa del rubro plástico Yersiplast y Frigorifico General Acha) recibieron REPRO hasta 2016, y a la finalización de la asistencia (en las postrimerías del año) despidieron o suspendieron trabajadores.
  • En función de lo expuesto, se observa que el eje conductor de la política laboral del gobierno de Mauricio Macri sigue una línea de significativa coherencia: en la medida en que el derecho del trabajo consiste en la intromisión de un orden público y social en favor de los trabajadores, entre las relaciones jurídicas conformadas por el mercado, las políticas del macrismo niegan esta esencia y conforman una suerte de doctrina de abolicionismo laboral. En este marco, los despidos del sector público, la consiguiente “libertad” para despedir derivada de ese gesto, las ofertas paritarias estatales por debajo de la inflación, los ineficaces acuerdos antidespidos (en mayo y noviembre) y la virtual eliminación de los REPRO, han sido característicos de la concepción macrista sobre el trabajo.
  • La escasa implementación de los REPRO resulta además llamativa luego de que el programa fuera votado por ley en el marco de la denominada Ley Pyme, sancionada el 1 de agosto de 2016. Sin embargo, la realidad muestra otro derrotero: a pesar de la importancia sustantiva a través de la ley, la implementación lejos estuvo de cumplir con las necesidades concretas de las pymes. Recién en el mes de diciembre de 2016 se puso en práctica el trámite simplificado de REPROMiPyME, aunque las expectativas parecen estar lejos de resolver los problemas. Los REPRO fueron “suspendidos” de hecho, a pesar de haberse votado por ley.
  • Otras explicaciones pueden vertirse para analizar la brutal reducción de REPRO en 2016. Si bien hay subsidios que desde la lógica oficial deben suprimirse, hay otros que el propio macrismo considera “válidos”. El acuerdo del REPRO implica ayudar a la empresa en situación de crisis, cuidando el empleo, exigiendo para ello una propuesta respecto de cómo superar la situación crítica y mediando la obligación de no despedir personal. La implementación de estos beneficios se realiza a través de la trasferencia de los recursos a los trabajadores vía Anses, lo cual favorece la posición relativa de los trabajadores ante la situación de dificultad empresaria. En cambio, Cambiemos propone lo estipulado en el Plan Primer Empleo (que el nuevo ministro de Hacienda propone reimpulsar): un beneficio a las empresas con la quita de contribuciones patronales conjuntamente con un subsidio directo a la empresa que compensa el “costo” de los aportes personales de los trabajadores. Es decir, la empresa recibe un subsidio por algo que aportarían otros, los trabajadores. Todo ello con la única condición de no disminuir la plantilla, sin considerar las ganancias de quien usufructúe el beneficio. (1)
  • En línea con esta lógica de intervención laboral – pro empresaria-, incluso el documento interno “Balance 2016 y Planificación 2017. Aporte ministerial a objetivos de gobierno” del MTEySS al que accedió CEPA, plantea la creación de un “Sistema de Empalme” que supuestamente permita a los trabajadores sin empleo, pero percibiendo alguno de los programas nacionales de empleo, llegar a obtener un empleo formal. Pero ese documento expresa en el apartado “Del asistencialismo a la productividad” que “los participantes de los programas nacionales de empleo implementados por el MTEySS podrán seguirpercibiendo la ayuda económica mensual una vez que accedan a un empleo formal en el sector privado”. Es decir, se establece que son los beneficiarios quienes deben conseguir trabajo para mantener la ayuda de los programas ministeriales, que en 2016 comprendieron a 562.234 beneficiarios y alcanzaron un monto transferido de $3.282.738.680.
(1) CEPA – UEPLAS (2016), “Comentarios al Plan de Primer Empleo, o sobre cómo regresamos al neoliberalismo laboral”, disponible en este enlace.
Bajar informe »

Para entrevistas

Agustín (Prensa): (011) 15-6448-1669
Lista de difusión
 
Equipo de Prensa
Chile 1922
Ciudad de Buenos AiresBuenos Aires C1227AAD
Argentina

Add us to your address book