20 de julio de 2018

Procesaron a ocho policías federales por delitos de lesa humanidad.

20 de julio de 2018
Procesaron a ocho policías federales por delitos de lesa humanidad 
La patota que asesinó a tres militantes 
El juez Daniel Rafecas procesó ayer a los policías que integraron un comando de la Superintendencia de Seguridad Federal. Uno de los represores también fue denunciado porque intentó borrar de su legajo la felicitación que había recibido por los crímenes.
Por Ailín Bullentini
Los policías están acusados por el crimen cometido en 1977 en un departamento de la calle Bacacay. 
El elenco que actuó en el centro clandestino Coordinación Federal sigue creciendo en los expedientes judiciales. El juez federal Daniel Rafecas procesó ayer a ocho policías federales por haber integrado un comando dependiente de la Superintendencia de Seguridad Federal que asesinó a tres militantes durante la última dictadura cívico militar. Tras el operativo, los integrantes de la patota recibieron una “felicitación” de parte del jefe de la fuerza, reconocimiento que uno de los represores procesados intentó borrar de su legajo. Rafecas denunció el hecho ante la Cámara Federal.
Con el análisis de pericias de Gendarmería, de registros de la Policía Federal y de testimonios de vecinos y vecinas del edificio de Bacacay 2215, Rafecas consideró que había pruebas suficientes para procesar al comisario retirado Juan Carlos Carrera y al subinspector Esteban Sanguinetti –quien hasta el momento de ser indagado trabajaba en la Policía de la Ciudad de Buenos Aires– como coautores de los asesinatos de Mario Frías Pereira, Patricia Claria Pedernera y Liliana Griffin. Ambos agentes permanecen en prisión preventiva desde hace un mes, cuando fueron indagados por el operativo que dependió, en recursos jerárquicos, humanos y económicos, de la Superintendencia de Seguridad Federal de la Policía, más conocida durante la última dictadura como el centro clandestino de detención Coordinación Federal. 
A Sanguinetti y Carrera se sumaron Norberto Varcasia, Rodolfo Oviedo, Antonio Imbrogiano, Miguel Ángel Boiffier, Guillermo Dolz y Carlos Berón en calidad de partícipes secundarios, otros seis integrantes de la patota que el juez entiende que formaron 14 efectivos de Coordinación Federal. 
La noche del 19 de abril de 1977 los efectivos irrumpieron en el departamento A del sexto piso de Bacacay 2215, donde vivían Frías Pereira, Claria Pedernera con su hija de dos años y Griffin. La patota cortó la luz de toda la manzana, apretó al encargado del edificio y lo obligó a tocar el timbre en el departamento de los militantes para que abrieran la puerta. Los vecinos recordaron ante el juez que aquella noche hubo corridas, una explosión y varios disparos en el edificio. La pericia de Gendarmería pudo comprobar que el arma que en los registros policiales figura como en poder de los militantes en realidad fue “plantada”. Es que si bien la intención usual era hacer pasar las muertes como resultado de un “enfrentamiento”, Rafecas considera que los operativos nacidos de Coordinación Federal tenían un solo objetivo: eliminar a sus destinatarios. En el marco de la investigación sobre el funcionamiento de ese centro clandestino, hay otros 9 efectivos procesados por delitos similares. 
Frías Pereira, Claria Pedernera y Griffin fueron acribillados; la niña, entregada finalmente a sus familiares, y los efectivos que participaron de la masacre, felicitados por el jefe de la Federal. Así lo determinó la instrucción judicial: “Todos ellos recibieron en 1977 una ‘felicitación’ por parte del por entonces jefe de la Policía Federal, la cual fue asentada en sus legajo personales”, apuntaron desde el juzgado. 
Además de indicar la participación de los efectivos en el operativo criminal durante el terrorismo de Estado, el dato también puso a Varcasia al borde de otra acusación: la de falsificación de documento público. Según pudo reconstruir Rafecas, su legajo fue falsificado con la intención probable de desvincularlo de su accionar en los operativos de Coordinación Federal: la hoja en la que figuraba la “felicitación” fue arrancada del legajo, que estaba en poder de la institución de seguridad, y reemplazada por otra. El juez federal denunció el hecho ante la Cámara Federal, que deberá determinar la responsabilidad de Varcasia y de algún integrante de la Policía en funciones en la adulteración, y la dirigencia de la fuerza. “En los casi 14 años de actuación, esta es la primera vez que nos encontramos ante una situación de la gravedad institucional que ostenta lo sucedido”, advirtió Rafecas en el procesamiento. 
Fuente:Pagina12

JUJUY: Una marcha más con el reclamo de que se juzgue a los cómplices civiles de la dictadura,

Una marcha más con el reclamo de que se juzgue a los cómplices civiles de la dictadura 
19 julio, 2018
Organismos de derechos humanos acompañados por organizaciones sociales, sindicales y políticas protagonizaron este jueves la Marcha del Apagón N° 34, que recorre el camino desde Calilegua hasta Libertador Gral. San Martín en reclamo de memoria, verdad y justicia por las acciones represivas llevadas a cabo en 1976 en tierras del ingenio Ledesma.
Por la mañana se realizó el acto frente a la Escuela Normal de Libertador, en homenaje a los 17 estudiantes detenidos desaparecidos por la dictadura cívico militar. Se hizo en la puerta del establecimiento, ya que el ministerio de Educación negó la autorización para que se hiciera adentro, tal como lo hizo también el año pasado.
“Un año más nos cerraron la puerta del establecimiento para hacer un acto que se venía haciendo desde hace 32 años adentro de la escuela, en el patio, en la galería, donde los amigos y compañeros de los desaparecidos recorrían el lugar recordando anécdotas”, comentó a El Submarino Radio (91.5) Julio Gutiérrez, de Capoma.
Sobre las razones que les dieron desde el ministerio, señaló: “Ponen muchas excusas que no son coherentes. La resolución de la ministra dice que no se hagan tareas que no sean pedagógicas, pero nosotros, como organismos de derechos humanos, tenemos justificada la actividad y por qué se debe desarrollar adentro de la escuela, porque es una actividad incluida en el anuario escolar, es un acto por la memoria, es recordar la historia de los ex alumnos de la institución. Pero todo esto no es pedagógico para ellos”.
“Esta no es una marcha más”, afirmó a su vez el diputado provincial Juan Manuel Esquivel, referente de la Tupac Amaru. Se refería al hecho de que se está dessarrollando el sexto juicio por delitos de lesa humanidad cometidos en Jujuy, que precisamente incluye los hechos conocidos como la Noche del Apagón, en los que participó activamente la empresa Ledesma.
Por aquella participación, fueron imputados Carlos Blaquier Alberto Lemos, como responsables de haber provisto los vehículos con los que las fuerzas armadas y de seguridad cometieron los secuestros y detenciones en julio de 1976, pero fueron luego beneficiados con la falta de mérito. La Cámara argumentó que si bien estaba probado el uso de camionetas de Ledesma, no podía afirmarse que Blaquier y Lemos conocieran el para qué.
“En este juicio, que acumula muchas causas, entre ellas la Noche del Apagón, la desaparición del doctor Arédez, además de los 23 imputados deberían estar allí sentados Blaquier y Lemos, que colaboraron activoamente con el secuestro de casi 400 personas, de las cuales 33 siguen desaparecidas”, remarcó Esquivel.
En este contexto, destacó la importancia de “recuperar desde la memoria los nombres de las víctimas, mantener viva la memoria por los 33 de desaparecidos y por los sobrevivientes”, y comentó que la Legislatura provincial aprobó un proyecto suyo de declaración “en el que rendimos homenaje a los que están vivos, los que hoy están dando cuenta en los juicios de todo lo que se vivió y nos pueden relatar lo que fue el horror de ese secuestro masivo”.
Esquivel recordó que en 1976 hubo durante más de un mes muchos apagones y operativos de secuestros, no sólo en Libertador sino también en El Talar y en Vinalito, y llamó a “recordar a muchos hombres y mujeres que pusieron su cuerpo en todas las marchas del Apagón”. Evocó que las primeras se desarrollaban “por el costado de la ruta”, pero que cuando se empezó a tomar conocimiento de que esos secuestros masivos habían contado con la colaboración necesaria de la empresa Ledesma, se generó más conciencia”.

¡Hoy este viaje continúa subiéndonos al micro hacia nuestra querida Jujuy!

¡A RESISTIR CON ALEGRÍA!



☑ Facebook: Viaje a Jujuy x la memoria
☑ Instagram: viajeajujuyxmemoria
📧 Mail: viajeajujuy@gmail.com

 Fuente:ElSubmarino

SAN JUAN: Las víctimas del Terrorismo de Estado opinaron de los alegatos de fiscalía.

LESA HUMANIDAD 
Las víctimas del Terrorismo de Estado opinaron de los alegatos de fiscalía 
Las voces de algunas víctimas que declararon en los debates se refirieron al pedido e pena de Maldonado en su alegato que finalizó esta semana. Las víctimas del Terrorismo de Estado opinaron de los alegatos de fiscalía 
viernes, 20 de julio de 2018 
Por Sergio Caballero
La docena de perpetuas, algunos penas que superna los diez años. Además de que se incluya como delitos de lesa humanidad a la violencia de género, son temas que opinaron Héctor Cevinelli, Víctor Carbajal, Lida Papparelli y Silvia Pont.
El alegato de Francisco Maldonado junto a Gema Guillen  abracó no solamente lo que las víctimas y testigos de contexto aportaron en las audiencias de debates y en el juicio anterior por delitos cometidos en la dictadura cívico militar. Sino también estuvo fundamentado por toda la información de la desclasificación de los libros de novedades de la Dirección de Inteligencia de la Policía de San Juan de aquellos años.
El pedido de prisión perpetua para doce de los 16 imputados por delitos cometidos contra cerca de 200 personas que fueron víctimas de funcionarios públicos que persiguieron personas por su ideología también tuvo un eco optimista.
Para Víctor Carbajal, hermano del preso político asesinado en las instalaciones del Penal de chimbas,  afirmó que “estoy inmensamente conmovido de que a 40 años del asesinato de mi querido  hermano, los culpables sean desnudados por los actos inhumanos contra la sociedad” afirmó. Alberto Carbajal era secretario del Partido Comunista de la provincia y en el juicio anterior quedó probado que murió en las sesiones de torturas que aplicaba el Ejercito en el Penal de Chimbas. Víctor, que también estuvo detenido en el mismo lugar también expresó que “gracias por permitirme expresar mis pensamientos  previo al a segunda sentencia que tendremos en San Juan por delitos de lesa humanidad. Ustedes han jugado un papel importante en la difusión de los juicios y de nuestras causas. EL pedido del fiscal es una caricias al alma y lo tomo con mucha serenidad” dijo el ingeniero.
Por su parte Lida Papparelli, quien también estuvo detenida en los años de plomo y además sufrió tormentos, malos tratos, sino abusos deshonestos expresó “pienso que las penas solicitadas por la fiscalía son justas. El fiscal Maldonado con ello nos muestran que a pesar de los años la Memoria la Verdad y la Justicia triunfa. Es muy importante que se pida por los  delitos de Género y los tormentos que padecimos las mujeres” expresó.
En el mismo sentido se refirió Silvia Pont, quien padeció la arrogancia de los imputados cuando detentaron el poder en nombre del estado. Para ella, “respecto a la violencia de género, me parece un enorme avance. Sentar un precedente en este aspecto sería un enorme avance. Hay muchos delitos graves en este tema que han prescripto” contó quien también militó en el partido comunista junto a los hermanos Carbajal. Agregó, además, “me parece muy bien que  se pida perpetua para toda la cúpula responsable de torturas y muertes”.
Uno  de los casos que más resonancia tuvo en la provincia es el caso de Héctor Cevinelli quien estuvo casi un mes a desaparecido. Por este caso inclusive, se investiga al Dr Juan Carlos Caballero Vidal por delitos de lesa humanidad. Al respecto de la solicitud del fiscal afirmó: “Los fundamentos que justifican los pedidos de penas para los acusados son contundentes y los delitos que se imputan están claramente probados. Espero que los jueces resuelvan favorablemente el pedido del fiscal Maldonado que ha hecho un trabajo de alta profesionalidad”  destacó.
El próximo 30 del corriente le juicio continuará, esta vez será el turno de los defensores de los imputados para presentar los fundamentos para que sus clientes safen de lo que solicito el Ministerio publico fiscal.  El Dr. Franco Montes  deberá fundamentar los motivos para que Méndez Casariego no tenga cadena perpetua y que se morigere los 15 años que solicitaron para Nicolás Manrique.
Fuente:TiempoSanJuan

Entrevista con María Eugenia Ludueña.

Jueves 19.07.2018 
Entrevista con María Eugenia Ludueña 
La historia de Laura Carlotto o cómo una hija parió a su madre 
La periodista reconstruye la vida y militancia de Laura, la hija de Estela de Carlotto, presidente de abuelas de Plaza de Mayo, y madre de Ignacio, el nieto restituido número 114. Un recorrido que aporta una dimensión colectiva a los años más oscuros de nuestra historia y permite, sobre todo, no olvidar.
Ludueña con el subsecretario de Derechos Humanos de la provincia Publio Molinas, en El Litoral. Foto: Guillermo Di Salvatore 
Nancy Balza | nbalza@ellitoral.com
María Eugenia Ludueña volvió a Santa Fe para presentar “Laura. Vida y militancia de Laura Carlotto”, el libro que publicó en 2013 y reeditó dos años después con la incorporación de un capítulo hasta entonces impensado: la restitución de la identidad a Ignacio Montoya Carlotto, el nieto recuperado número 114 de Estela, la presidente de Abuelas de Plaza de Mayo.

Decimos que Ludueña volvió porque es santafesina; nació en esta ciudad y mantuvo una afectuosa relación con la capital en los veranos transcurridos entre familiares, club y playas. Y con los años, también con su propia historia -no personal pero si cercana- vinculada a los años de plomo. Porque, como dirá mucho más adelante en esta charla con El Litoral, “el modo en que estaba armado el plan de la dictadura tenía que ver con una estructura conectada con todo el país”.

Y si bien el libro fue publicado hace unos años, admite que presentarlo otra vez es “una excusa más para recordar, seguir hablando y no olvidar”, sobre todo en fechas tan particulares: el año pasado se cumplieron 40 años de la fundación de Abuelas de Plaza de Mayo, Ignacio Montoya Carlotto cumplió 40 en junio, y pasaron cuatro décadas del mundial. Este dato es importante para las numerosas producciones que se realizaron durante el año relacionando fútbol y dictadura, pero también para Ludueña: “Según recuerdan sus compañeras de cautiverio, Laura tuvo a su hijo en una fecha vinculada con el mundial”.

- ¿Como arrancaste a escribir este libro? ¿Cómo lo construiste?

- Te cuento cómo lo construí y todas las lecturas que hice a posteriori. Yo colaboraba con la revista de diario La Nación de los domingos cubriendo temas sociales y me encargaron una nota para hacerle a Estela para cuando apareciera el nieto número 100. Cuando la entrevisté, le pregunté si guardaba algún objeto para el día en que apareciera el nieto que todavía buscaba. Ella lo llamaba Guido, que es el nombre que le había puesto Laura (por su papá). Estela me dijo que había guardado por muchos años objetos de cuando recorría congresos y foros. De todos los lugares donde iba se guardaba un recuerdo: un pin, una gorra. Ignacio nació en 1978 y esta conversación con Estela la tuvimos a fines de 2009; allí me dijo que estaba repartiendo entre los nietos todas estas cosas y que en verdad ya estaba grande y lo que quería era que alguien recogiera la historia de Laura y lo que le contaban las compañeras de su hija, de cómo fue su militacia y su vida. Inmediatamente me comprometí. La historia de Laura ya me impactaba muchísimo y de hecho hace poco publiqué un libro de cuentos que se llama “El mundo no necesita más canciones” y uno de los cuentos, “La canasta mágica”, es la historia de una madre y de una hija que tiene un personaje secundario al que apodé “Laura” por Laura Carlotto. Eso lo tenía escrito de antes, y quedó en stand by mientras investigaba para el libro de Laura.

Después de que salió la nota, la llamé a Estela y le pregunté si seguía en pie esto que habíamos hablado. Estela no usa computadora, así que sacó su libretita y me dijo: “Para empezar podés hablar con tal y con tal”. Por supuesto también hablé con sus tres hijos y con ella con quien tuve muchas entrevistas. Fue impactante ver lo que genera Estela donde va. Me siento muy agradecida con haber podido escribir esta historia y también que se dé esta coincidencia de que poco tiempo después de publicado el libro se haya restituido la identidad a Ignacio Montoya Carlotto.

- ¿Tenés idea de cuántos testimonios recogiste? Tuviste que reconstruir una época en la que vos eras chica.

- Perdí la cuenta de la cantidad de testimonios. No quería hacer una historia individual o épica, ni contar una epopeya. Me interesaba el hecho de que Laura era mujer y militante. Me pareció bueno analizar desde una perspectiva de género lo que fue el rol de las mujeres en las organizaciones armadas, lo que pasó con los cuerpos de las mujeres en los centros clandestinos de detención, donde ellas y sus hijos fueron botines de guerra. Entrevisté a muchas mujeres, también a varones, pero es gente que conoció a Laura en distintos momentos de su vida y con el tiempo estaba contando cómo Estela se convirtió en Abuela de Plaza de Mayo y cómo esa hija parió a esa madre que, apenas empieza el libro, cuenta que en 1955 y con “Laurita” en brazos salió a festejar la llamada Revolución libertadora. Vi el camino de transformación y lucha que transitó Estela a partir de lo que le pasó a Laura, a su esposo que también estuvo secuestrado y a sus hijos perseguidos. Pero no es solamente la historia de la familia Carlotto porque también se cruza con la historia de la familia Falcone: la hermana de Laura estaba casada con Jorge Falcone, hermano de María Claudia, desaparecida en la Noche de los Lápices. Y si te ponés a rascar la superficie, encontrás un montón de historias que tienen que ver, incluso, con Santa Fe. El modo en que estaba armado el plan de la dictadura tenía que ver con una estructura conectada con todo el país.

- ¿Qué pasó cuando apareció Ignacio?

- Fue un momento de mucha alegría.

- En tu caso, de mucha cercanía con Estela también.

- Si, pero lo primero que pensé fue que todo lo que me contaron las compañeras de Laura cuando estuvieron en cautiverio con ella era cierto. Porque había gente que seguía negando la maternidad de Laura a pesar de que había pruebas científicas como las aportadas por el Equipo Argentino de Antropología Forense. Ese dato fue importante, más allá de las pruebas testimoniales, porque mostró, por los huesos de la cadera de Laura, que había parido un bebé. Laura había perdido dos embarazos con una pareja anterior con la que había estado casada y pesaban sobre ellas sospechas de gente que dudaba de su maternidad, por el hecho de que no la hubieran visto embarazada. Laura le había llegado a comentar a Estela en la última comunicación telefónica que se sentía rara y tenía que ir al médico, pero hablaban todo en clave. Pero hubo pruebas de gente que se acercó a Estela y todo coincidió. Entonces, con la identificación de Ignacio, ese rompecabezas empezó a encajar. Yo lo había rearmado desde un relato testimonial y buscando pruebas del juicio o el EAAF, pero todavía faltan reconstruir muchas cosas y ojalá las lleguemos a saber. Por ejemplo, dónde nació ese bebé. Se sabe que Laura estuvo secuestrada en La Cacha muchos meses. Ella desapareció a finales de noviembre de 1977, lo tuvo a Ignacio a principios de junio de 1978 y fue asesinada en agosto de ese año. O sea que estuvo unos meses después de que tuviera a su bebé y le fuera robado. Laura estuvo pocas horas con su hijo.

Me parece que la restitución fue un acto reparador y de justicia. Pero todavía falta encontrar más de 300 nietos y Laura no está.

- Si tuvieses que volver a reabrir el libro, ¿qué le agregarías?

- Quiero saber, y algún día voy a investigar, cómo el hijo de Laura fue a parar a manos de dos peones rurales muy humildes en Olavarría, una ciudad donde sabemos que hubo una complicidad civil muy importante vinculada con la dictadura, donde hubo centros clandestinos de detención. La apropiación de Ignacio está en la justicia. Los apropiadores están procesados pero eran personas muy humildes. Yo empecé a investigar esa historia que es muy delicada.

- Decías al principio que siempre te vinculaste con la historia de Laura. ¿Por qué?

- Porque era mujer, militante periférica, estudiante. Además, soy consumidora de libros de los ‘70. Hubo otro hecho que entendí a posteriori: vivía en Floresta, un barrio de la ciudad de Buenos Aires, y pasé mi infancia en un lugar donde pasaban muchas cosas en la calle. Estuve cerca de la muerte del papá de Publio Molinas (subsecretario de Derechos Humanos de la provincia, presente en la nota) y de “Vicki” Walsh porque yo iba a una escuela que quedaba a tres cuadras de la calle Corro que es donde fue masacrado un grupo de militantes en un operativo descomunal. Nos llevaron a una cripta a escondernos porque era una cosa inusitada el nivel de violencia. Recuerdo salir de la escuela y ver persianas acribilladas a tiros y pedir explicaciones a los adultos.

También tiene que ver con haber pasado en Santa Fe mis veranos. Y si bien mis padres no fueron militantes, lo eran muchos de sus amigos. Estar acá y ver bombas o saber que a un chico de mi edad lo habían tenido contra una pared con un arma en la cabeza me llevó, sin dudas, a tratar de comprender algunas cuestiones. El periodismo y la no ficción nos permiten escribir para recordar y para que no se olvide. Además, me interesaba que lo de Laura tuviera una dimensión colectiva, porque no fue ella solamente. Hoy podemos hablar de Laura pero también de muchas chicas de Santa Fe a las que les pasaron las mismas cosas.

Presente

En la actualidad, María Eugenia Ludueña se encuentra vinculada a Wikimedia Argentina y trabajando en un proyecto para editar en Wikipedia en español artículos sobre derechos humanos. Ya comenzó con notas sobre crímenes de lesa humanidad.

Además, lleva adelante una agencia de noticias LGTBI, con cobertura de violaciones a los derechos humanos de ese colectivo.

Entrevisté a muchas mujeres, también a varones, pero es gente que conoció a Laura en distintos momentos de su vida y con el tiempo estaba contando cómo Estela se convirtió en Abuela de Plaza de Mayo”.

Si te ponés a rascar la superficie, encontrás un montón de historias que tienen que ver con Santa Fe. El modo en que estaba armado el plan de la dictadura tenía que ver con una estructura conectada con todo el país”.


Este jueves, en Demos

Este jueves por la tarde a las 19, en Demos (9 de Julio 2239), la periodista y escritora María Eugenia Ludueña presentaró “Laura. vida y militancia de Laura Carlotto” (Planeta). Ludueña fue invitada a la ciudad por la Secretaría de Derechos Humanos de la provincia. La entrada es libre y gratuita.

Fuente:ElLitoral

“BEBA” DE PETRINI: “HAY QUE SACAR CON LOS VOTOS A ESTE GOBIERNO CIPAYO Y LADRÓN”,

“BEBA” DE PETRINI: “HAY QUE SACAR CON LOS VOTOS A ESTE GOBIERNO CIPAYO Y LADRÓN” 
19 julio, 2018
A pesar de la intensa lluvia que azotó la Ciudad de Buenos Aires, las Madres realizaron la marcha 2101 en la plaza que les dio el nombre. Como cada jueves, desde hace más de 41 años, cientos de personas fueron testigos de una nueva cita de las Madres con sus hijxs. Al completar las dos vueltas a la pirámide, detrás la bandera confeccionada para el último aniversario con la leyenda “41 años pariendo memoria y futuro”, fue momento de los discursos en el espacio de La Hormiguita Colorada, a cargo de Evel “Beba” de Petrini, Secretaria de la Asociación; y Demetrio Iramain, periodista y compañero de las Madres.
Iramain se refirió a la situación procesal de Facundo Jones Huala, lonko y referente mapuche, a raíz de las últimas novedades judiciales: “Es inminente la liberación”, señaló el periodista en referencia al fallo de la Cámara de Casación Federal que el viernes pasado, antes de la feria, ordenó su detención domiciliaria.
“Pensemos en el logro que significa esto: hace un mes, Facundo estaba prácticamente muriéndose en una cárcel de Esquel. Gracias a una acción de las Madres que fueron a la casa de Chubut y le dieron mucha difusión a la situación terrible que estaba ocurriendo, consiguió lo que reclamaba, que era hacer su celebración dentro de la cárcel, y finalmente ahora, este fallo”, afirmó.
En otro tramo, también sostuvo: “Hay que señalar otro fallo grave, que sucedió el mismo viernes, que dictó el Procurador General de la Nación, Eduardo Casal, cuyo cargo es interino ya que no tiene acuerdo del Senado y mientras tanto hace lo que el gobierno le manda”. “Hizo un dictamen aconsejándole a la Corte Suprema la extradición de Facundo a Chile, que es lo que la comunidad no quiere, sabiendo que en Chile hay un especial ensañamiento contra los mapuches”, añadió. “Este dictamen es para relativizar el logro que implicaba la domiciliaria”, añadió para completar.
Iramain también afirmó: “Creó una secretaria de Análisis Integral del Terrorismo Internacional (sic). El terrorismo es el gran cuco que inventan para reprimir. El gran enemigo interno es la protesta social, pero necesitan una figura que llame a eso ‘extremismo violento’. En una resolución de seis carillas, usa doce veces esa expresión”. “No hay ninguna hipótesis de conflicto en el país que justifique crear eso para combatir el terrorismo internacional ni ninguna ley que habilite la creación de esa secretaría. Detrás de esto viene la represión contra el que proteste”, finalizó.
El cierre estuvo a cargo de Evel “Beba” de Petrini, secretaria de la Asociación Madres de Plaza de Mayo, quien calificó de “mentiroso, hipócrita y caradura” al presidente Mauricio Macri tras la penosa conferencia de prensa que brindó ayer en Olivos.
El primer mandatario -devenido en meteorólogo- comparó la crisis económica y social que atraviesa el país con una “tormenta” y se desligó de las responsabilidades que acarrea ser el Jefe de Estado. Por supuesto, acusó a la gestión anterior y dejó una serie de vaticinios incongruentes, propios de un modelo basado en el cinismo que gobierna para pocos y de espaldas al pueblo.
“Beba” denunció “el desempleo masivo, el cierre de PyMES, el aumento de los alimentos, la despoblación rural y el cierre de industrias producto de la apertura de importaciones” y aseguró que nada diferente podría esperarse “de la derecha más recalcitrante que avasalla y atropella a la justicia, además de libertades y derechos”.
Para concluir su discurso, la referente de la Asociación Madres de Plaza de Mayo exigió al pueblo que “esté en la calle para sacar con los votos a este Gobierno cipayo y ladrón” y, de cara a las elecciones del año entrante, pidió “votar con la cabeza y el corazón”.
Fuente:AsocMadresdePlazadeMayo

BUENOS AIRES - DIFUSIÓN.

La Asociación Madres de Plaza de Mayo y la Editorial de la Universidad Nacional de La Plata (EdULP) invitan a la presentación de “Siempre fueron libres. Cartas de presos políticos a las Madres de Plaza de Mayo (1979-1994)” que tendrá lugar el próximo viernes 27 de julio, a las 18hs, en el Centro Cultural El Hormiguero de City Bell (Camino Centenario esquina 461).
Estarán presentes Jorge Giles, autor de varias de las cartas compiladas en el libro, y #HebeDeBonafini, presidenta de la Asociación.
“Siempre fueron libres” es una publicación de la Editorial de la Universidad Nacional de La Plata (Edulp) e integra la Colección Madres de Plaza de Mayo de ese sello editorial, que reúne una serie de títulos sobre la historia y la lucha del pañuelo blanco.
En plena dictadura, y aún con gobiernos constitucionales, las Madres de Plaza de Mayo tuvieron una estrecha relación con lxs presxs políticxs. Las cartas que se publican son una muestra de ese vínculo de amor, lucha y resistencia, cuyo epicentro eran las visitas que las Madres hacían a distintas unidades carcelarias del país.
“Siempre fueron libres. Cartas de presos políticos a las Madres de Plaza de Mayo (1979-1994)” permite apreciar, en toda su dimensión, esa relación de mutua solidaridad, respeto y coraje.
En el epílogo, Jorge Giles señala: “Que nadie se equivoque. No son estos textos carcelarios de tiempos de la dictadura los restos de un naufragio, sino por el contrario, componen, todos juntos o por separado, una invitación amorosa a seguir navegando por los ríos y los mares del pueblo, en aguas alborotadas y profundas”.
La Colección Madres de Plaza de Mayo de Edulp cuenta entre sus títulos “Rebelión de las Madres. Historia de las Madres de Plaza de Mayo. Tomo I (1976-1983)”, “La otra lucha. Historia de las Madres de Plaza de Mayo. Tomo II (1983-1986)”, ambos de Ulises Gorini; “La venganza y otros relatos” (Gorini); y “Una historia de las Madres de Plaza de Mayo” (Demetrio Iramain). “Siempre fueron libres” se suma a esta colección, cuyo próxima novedad será un material sobre los viajes de las Madres alrededor del mundo.
Fuente:AsocMadresdePlazadeMayo