11 de enero de 2017

SANTA FE: SIGUE COMPLICADA A DOS SEMANAS DE LA PRIMERA TORMENTA.

PÉRDIDAS MILLONARIAS 
Santa Fe sigue complicada a dos semanas de la primera tormenta

El gobierno de Santa Fe realiza un seguimiento de los efectos de las intensas lluvias ocurridas desde el 25 de diciembre en gran parte del territorio provincial, con especial énfasis en la producción lechera y en la situación de localidades como Alejandra y Ramona.

A su vez, monitorea la crecida del río Salado, que obligó a la autoevacuación de un grupo de personas de la ciudad capital que residen fuera del anillo defensivo. Si bien las mediciones varían de acuerdo a cada región, hay departamentos que han soportado unos 400 milímetros de lluvia en 15 días, lo que causó anegamientos de viviendas en las localidades de Ramona y Alejandra, pero el rápido escurrimiento permitió a los afectados volver a sus viviendas a las pocas horas.

El director de Protección Civil de la provincia Marcos Escajadillo alertó sobre pronósticos que indican que "durante toda la semana y el mes vamos a estar en estas condiciones y con napas freáticas altas que impermeabilizan el suelo", por lo que dispuso "el traslado de equipos de bombeo a diferentes zonas de la provincia", con alquiler de grupos electrógenos y presencia de maquinaria pesada. El mandatario visitó las instalaciones de la escuela Especial Nº 2027 “Melvin Jones” de Rafaela.
Lifschitz sobrevolando la zona afectada 
El gobierno provincial prorrogó la emergencia agropecuaria ante la delicada situación. El sector más afectado es el tambero con pérdidas cercanas a los 250 millones de pesos, pero la afectación del agua a sembrados de soja, girasol y maíz, elevarían la cifra a los 700 millones.

En el aspecto sanitario el gobierno aseguró que "la situación está controlada" y Escajadillo explicó que “todos los medicamentos para el tratamiento y las medidas preventivas de las patologías que pueda traer como consecuencia el temporal, incluso sueros antiofídicos, se tienen en provisión en distintos lugares que el Ministerio de Salud ha fijado como centros de almacenamiento para su distribución”.

Además consideró que “ante este período de emergencia hídrica la población no debe subestimar síntomas” y solicitó “que siempre concurran a un centro de salud o soliciten la consulta médica para descartar sintomatologías”.
(Foto archivo Gob. Santa Fe)



EL ORACULO 
Inundaciones: Lifschitz no espera una gran ayuda de Nación 
El gobernador de Santa Fe se mostró escéptico sobre la ayuda pedida al gobierno nacional por la crisis hídrica que azota la provincia. “Nos van a tirar alguna cosa, algún apoyo va a llegar pero no va a alcanzar”, disparó el mandatario.

El gobernador Miguel Lifschitz contó que si bien mantuvo comunicaciones con el ministro del Interior y Obras Públicas, Rogelio Frigerio no tiene grandes expectativas de que la provincia reciba mucha ayuda para paliar los efectos del temporal que dejó pérdidas millonarias en el territorio santafesino.

“Le transmití que por ahora no era necesario, que con los equipos propios nos estábamos arreglando bien”, dijo el mandatario aunque señaló: “La situación más grave es cuando baja el agua, o no termina de bajar. Ahí empieza el impacto sobre las actividades productivas”.

Para el gobernador el sector más afectado por las inundaciones es la cuenca lechera, cuyos tambos están mayoritariamente asentados en el departamento Castellanos. “Nos van a tirar alguna cosa; algún apoyo va a llegar.

Pero no va a alcanzar”, calificó y aseguró que planteará a Cambiemos medidas a largo plazo “como el seguro agrícola, que necesita apoyo del Estado nacional frente a desastres naturales”. También mencionó la insuficiencia del fondo de emergencia agropecuario nacional.

“Es un fondo de 500 millones de pesos para todo el país (creado en 2009). Tiene que ser ampliado para que pueda asistir. Son cifras muy exiguas para un país tan extenso donde siempre hay problemas”, opinó el ex intendente de Rosario.

En cambio, la asistencia extraordinaria para Buenos Aires es de 25 mil millones de pesos. “Hay gran malestar en todos los gobernadores por la decisión unilateral del gobierno nacional. Estos temas deben ser conversados y todas las provincias tenemos distintos tipos de necesidades”, concluyó Lifschitz.
Fuente:RosarioPlus



Un pueblo a punto de "desaparecer" por las inundaciones
Se trata de Pueblo Marini. El jefe comunal pide ayuda urgente. Quebrado en lágrimas, contó que en los últimos meses hubo éxodo masivo de pobladores y tambos. El gobierno provincial dijo que está presente y prometió asistencia financiera
11 de Enero de 2017 

Pueblo Marini, una localidad bajo el agua. 
“Vamos a desaparecer. En dos meses cerramos la comuna”. Gerardo Piombo, el jefe comunal de Pueblo Marini, una localidad del departamento Castellanos casi en la frontera con Córdoba, lo dice entre lágrimas, quebrado. Pueblo Marini es uno de los más perjudicados por las inudaciones.

Según contó Piombo en el programa Radiópolis, de Radio 2, no sólo por las intensas lluvias de los últimos días, sino también por el agua que derivan hacia allí pueblos vecinos como Ramona y Porteña.

“Estamos complicados, nuy complicados. La lluvia destruyó todo”, explicó. Y es que el pueblo vive de lo que se produce en la zona rural. “Dependemos del productor, la coparticipación es muy baja, no alcanza ni para los sueldos”, remarcó.

La cuenta que hace Piombo es simple: tiene 78 mil pesos de sueldos y 54 mil de coparticipación. Con la situación actual no le piede cobrar tasas a los productores. Por eso, reclama ayuda urgente: dice que necesita 150 mil pesos para tirar un mes y medio.

Pablo Pinotti, titular del Nodo Rafaela del gobierno provincial, aseguró que el Estado presente viene asistiendo desde todas las áreas a los pueblos de la zona, muy afectados por los 550 milímetros de agua caídos en los últimos días, y que Piombo tendrá el dinero que reclama pues hay un fondo de emergencia para tal fin.

La situación del pueblo tiene un reflejo claro: “En abril éramos 255 personas y teniamos 36 tambos; ahora somos 170 personas y hay 12 tambos”. Piombo se queja de la respuesta de la provincia, a pesar de ser del Frente Progresista: “Somos 114 votantes, no 5 mil”, desliza.

Y también se queja de los pueblos vecinos, como Ramona, Porteña y Fidela: “Nos mandan el agua a nosotros. Ellos ayudan a que desaparezcamos”. “Que me ayuden o nos iremos a vivir a Ramona y Porteña que nos mandan el agua. Estamos respirando agua podrida”, se quejó.
Fuente:Rosario3