18 de febrero de 2011

CASOS DE GATILLO FÁCIL: PURGA EN LA CÚPULA BONAERENSE.

DESPUES DE LOS CASOS DE GATILLO FACIL, ECHAN A SEIS JEFES DE LA POLICIA PROVINCIAL
Purga en la cúpula Bonaerense
Daniel Scioli solicitó la renuncia a toda la plana mayor de la policía, con excepción del jefe máximo, Juan Carlos Paggi. Seis comisarios generales ya habrían quedado fuera de la fuerza. La purga llegó después de las muertes de José León Suárez y Baradero.


La medida se originó en los recientes hechos de abusos protagonizados por policías provinciales.Imagen: Sandra Cartasso.
El gobernador Daniel Scioli pidió la renuncia de toda la cúpula de la Policía Bonaerense y, según trascendió, ya habría dispuesto el relevo de seis comisarios generales, en medio de un plan de reordenamiento de la fuerza. La medida se originó en los recientes hechos de abusos protagonizados por policías provinciales, como los asesinatos de dos jóvenes en un basural de José León Suárez, hace dos semanas, y el crimen de un adolescente en Baradero, el sábado último.

En rigor, el pedido de renuncia fue solicitado el lunes último por el ministro de Justicia y Seguridad, Ricardo Casal, por indicación del gobernador, pero se conoció recién ayer. También se supo que la decisión oficial no afectará en principio la continuidad del jefe de la fuerza, Juan Carlos Paggi, pero significa un fuerte cimbronazo en su máxima conducción, también cuestionada a raíz de episodios vinculados con la seguridad ciudadana.

Si bien la decisión no fue confirmada oficialmente, distintos voceros calificados admitieron que Scioli reclamó la renuncia de los quince integrantes de la plana mayor de la policía, pocas horas después de que se conociera que un policía asesinó a un joven de 19 años en la ciudad de Baradero, un hecho que volvió a poner en el ojo de la tormenta la conducta de los efectivos de la Bonaerense.

Según trascendió, no todos los integrantes de la cúpula se irían a su casa. En ese sentido, se supo que se aceptaría la renuncia del coordinador general de Seguridad, Salvador Baratta –virtual subjefe de la fuerza–; de José Raggio (superintendente de Seguridad de Zona Oeste), Mario Martín (superintendente de Seguridad de Zona Norte), Claudio Fernández (superintendente de Investigaciones de Tráfico de Drogas Ilícitas), Walter Carballo (director de Investigaciones Complejas y Crimen Organizado) y Héctor Martínez (director de Servicios Sociales).

El descabezamiento de parte de la cúpula es interpretado en diversas fuentes como un gesto de autoridad política de Scioli, luego de que varios efectivos policiales se vieran involucrados en hechos que son investigados por la Justicia: además del de Baradero, el fusilamiento de dos jóvenes, tras el asalto al tren en José León Suárez. De hecho, el pedido de Scioli fue realizado dos días después de que el oficial Gonzalo Kapp asesinara al joven Lucas Rotella en Baradero.

Otras fuentes del Ministerio de Seguridad indicaron que se trata de una serie de modificaciones que estaban previstas desde diciembre del año pasado, pero que no pudieron realizarse en ese momento. Ayer se conocieron los nombres de los jefes que pasarían a situación de retiro, pero la información aún no fue confirmada. Tampoco se conocen los nombres de los reemplazantes. En principio, Juan Carlos Paggi, quien está al frente de la fuerza desde febrero de 2009, seguiría en su cargo.

En julio del año pasado, después de concentrar las carteras de Seguridad y Justicia, Casal cesanteó a 246 policías que estaban sumariados.
Fuente:Pagina12